Departamento de Estado explica por qué Cuba es un país patrocinador del terrorismo

El Departamento de Estado de EE.UU. emitió los Informes Nacionales (2019) sobre los países patrocinadores del terrorismo. En el acápite de Cuba se explica por qué volvió a incluirse a la isla en el listado
Expresidente de Cuba Raúl Castro y el actual mandatario Miguel Díaz Canel
 

Reproduce este artículo

El Departamento de Estado norteamericano emitió los Informes Nacionales (2019) sobre los países patrocinadores del terrorismo. En el acápite sobre Cuba, se precisa que el país fue señalado a partir de 1982 “debido a su larga historia brindando asesoramiento, refugio, comunicaciones, capacitación y apoyo financiero a grupos guerrilleros y terroristas individuales”.

Este año, a inicios de mayo, Cuba regresó a lista negra de países que no colaboran plenamente en la lucha antiterrorista, una medida que prohíbe vender armas a la isla. "Este es el primer año en que el país ha sido certificado como no totalmente cooperante desde 2015", cuando el expresidente estadounidense, Barack Obama, retiró de la lista al gobierno presidido en aquel entonces por Raúl Castro.

En el actual informe del Departamento de Estado, se refiere que “Cuba mantiene vínculos estrechos y de colaboración con patrocinadores estatales designados para el terrorismo, como Irán y Corea del Norte. El régimen cubano continúa recibiendo a líderes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), una organización guerrillera insurgente de extrema izquierda que opera en Colombia; asociados con conversaciones de paz ahora difuntas para residir en Cuba, a pesar de las reiteradas solicitudes de extradición de Colombia”.  

El documento incluye además que el gobierno de Miguel Díaz Canel, “continúa albergando a múltiples fugitivos que cometieron o apoyaron actos de terrorismo en los Estados Unidos”.

En la comunicación publicada por el Departamento de Estado, se precisa que en 2019 no existieron ataques terroristas en la isla.

Sobre la “Legislación, aplicación de la ley y seguridad fronteriza”, se acota que “citando los protocolos de negociación de paz, Cuba rechazó la solicitud de Colombia de extraditar a 10 líderes del ELN que viven en La Habana, luego de que ese grupo se atribuyera el atentado en enero de 2019 contra una academia de policía de Bogotá que mató a 22 personas e hirió a otras 87”.

Se añade en el informe que el 11 de octubre, “Colombia presentó solicitudes de extradición para los líderes del ELN, Víctor Orlando Cubides (también conocido como Pablo Tejada) e Israel Ramírez Pineda (también conocido como Pablo Beltrán) y el gobierno cubano no respondió”.

Mientras que el régimen cubano niega que los miembros del ELN planeen ataques terroristas desde su territorio, los fugitivos del ELN continúan viviendo en La Habana, protegidos por el gobierno. En tanto, en Colombia “los miembros de esta organización continúan atacando, secuestrando y asesinando”.

Estados Unidos detalla además, que existen “informes creíbles de que los disidentes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo, organización guerrillera insurgente y terrorista, de extrema izquierda), que abandonaron el proceso de paz en Colombia viajaron a La Habana para buscar el apoyo del régimen”.

El 28 de julio, durante las palabras de clausura del Foro de Sao Paulo en Caracas, el presidente venezolano Nicolás Maduro declaró que Iván Márquez y Jesús Santrich, ex líderes de las FARC que huyeron de Colombia después de abandonar el proceso de entendimiento y anunciaron su regreso a las actividades terroristas, serían bienvenidos en Venezuela.

“Cuba es un defensor clave del narco-régimen de Maduro y es un participante activo en el mantenimiento de su autoridad. Cuba también alberga a varios prófugos estadounidenses de la justicia buscados por cargos de violencia política, muchos de los cuales han residido en Cuba durante décadas. Por ejemplo, el régimen cubano se ha negado a devolver a Joanne Chesimard (también conocida como Assata Shakur), una fugitiva en la lista de terroristas más buscados del FBI, que fue condenada por ejecutar al agente de policía estatal Werner Foerster de Nueva Jersey”, se incluye en el informe del gobierno estadounidense.  

Entre los aspectos sobre la inclusión de Cuba como Patrocinador Estatal de Terrorismo se alega además, que el país “se ha negado a devolver a William "Guillermo" Morales, un fabricante de bombas fugitivo de las Fuerzas Armadas para la Liberación Nacional (FALN), que es buscado por el FBI y escapó de la detención después de ser condenado por cargos relacionados con terrorismo interno”.

Díaz Canel tampoco ha colaborado en la detención de “Ishmael LaBeet (también conocido como Ishmael Muslim Ali), quien recibió ocho cadenas perpetuas después de ser condenado por matar a ocho personas en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos en 1972 y secuestrar un avión para huir a Cuba en 1984; ni de Charles Lee Hill, acusado de matar al policía del estado de Nuevo México, Robert Rosenbloom en 1971; y Ambrose Henry Montfort, quien usó una amenaza de bomba para secuestrar un avión de pasajeros y volar a Cuba en 1983.

También se cree que Cuba “es anfitriona o ha sido anfitriona de los terroristas fugitivos estadounidenses Catherine Marie Kerkow y Elizabeth Anna Duke. El gobierno cubano proporciona alojamiento, libros de racionamiento de alimentos y atención médica para todos los fugitivos que residen allí”.

Entre otros aspectos detallados en el informe se acotó que Cuba es un miembro inactivo de la OEA y no es miembro de la OTAN ni de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa).