Denuncian que policía robó pollos de anciano postrado

La Dama de Blanco y opositora cubana Eralidis Frómeta, denunció que agentes policiales robaron varios productos que le pertenecían a su familia, entre esos unos paquetes de pollo que serían entregados a su abuelo enfermo
Anciano postrado y foto genérica de policía cubano. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

La Dama de Blanco y opositora cubana Eralidis Frómeta, denunció que agentes policiales robaron varios productos que le pertenecían a su familia, entre esos unos paquetes de pollo que serían entregados a su abuelo enfermo.

“Continúan los robos por parte de la policía uniformada de la tiranía Castro-Canel”, comenzó la activista en Facebook.

Refiere que el pasado viernes, 2 de abril del 2021, “en horas de la madrugada” su hijo fue detenido en la provincia de Holguín. Se dirigía a llevar “un paquete familiar” que había acabado de sacar de la Aduana de Cuba, y “tres paqueticos de pollo” para el abuelo de la activista. Es un anciano “postrado” por sus padecimientos físicos, entre los que se incluye “parte de un pie amputado”.

Sin embargo, Frómeta asegura que a su hijo “en la primera unidad [policial] de Holguín le quitaron todo”. La activista denuncia que los agentes rompieron y botaron en un cesto de la basura el comprobante del pago aduanal por aseo y unas ropas. También el de la compra de pollo en tiendas de Cuba, y que “le pusieron una multa”.

“Quiero que la dictadura sepa que yo tengo los comprobantes originales. Y así me cueste la vida voy a pelear”, aseveró Frómeta.

“Ya estoy cansada de tanto abuso de poder que solo utilizan sus cargos públicos para maltratar y humillar a los seres humanos”, terminó su post en Facebook.

Frómeta dio más detalles de las vejaciones contra su hijo durante la detención y hurto de los productos. “Fue sentado en una silla de hierro hecha de cabillas. Y esposado desde las 4 a.m. hasta las 5 p.m.”, aseguró.

Según la activista, cuando se emplazó a los agentes por el “robo”, estos “expresaron que aunque fuera Miguel Díaz-Canel no devolverían nada porque ya se lo habían repartido entre ellos y no existía nada”.

Lo peor sobre los policías cubanos, añadió Frómeta, “es que su propia revolución fue quien los enseñó a robar, y por eso protegen tanto a esos delincuentes” del gobierno.

También dijo que la carne que le quitaron al hijo de la activista, cuyo destino era alimentar al anciano postrado, “fue comprada en Cuba y con mucho sacrificio ya que la dictadura solo nos permite comprar cada 7 día un mísero paquetico de pollo”.

El paquete que entró por Aduanas traía “aseo y ropa para los niños de la familia y para los adultos”.

 

La difícil vida de una opositora en Cuba

Eralidis Frómeta, miembro de la organización Delibera, sufre los embates del castrismo de muchas maneras. En noviembre del 2019 la arrestaron cuando reclamó la devolución del importe de un pasaje, que quedó sin efecto porque las autoridades le prohibieron viajar a Nicaragua.

Frómeta pedía en el Aeropuerto Internacional “José Martí” de La Habana, el dinero de su pasaje (equivalente a 549 dólares). Allí el gerente cubano de la aerolínea Aruba, charters con sede en Miami, se lo negó y le dijo que si quería cambiar el día del vuelo tenía que pagar otros 250 dólares.

Poco después, la apresaron junto con su acompañante y se la llevaron en una patrulla, para ser liberada un día después y con una multa de 2,020 pesos.

Otro episodio represivo ocurrió en el verano del 2020. Eralidis Frometa y Lázaro Yuri Valle Roca, ambos del grupo de comunicación independiente Organización Delibera, fueron arrestados violentamente en La Habana por la policía del régimen.

Según el relato de los hechos precisado por Manuel Cuesta Morúa en su perfil en Facebook, confirmado con las víctimas después de su liberación, los opositores “fueron detenidos al salir de la tienda Vía Azul, cercana a su casa, luego de realizar algunas compras”.

“A la salida, uno de los policías se abalanza sobre ellos y comienza a golpearles, así como a una pariente cercana a Eralidis Frómeta”. 

“Algunos ciudadanos allí presentes que salieron en defensa de los comunicadores”, señaló el activista. El motivo aparente de la detención es “el señalamiento de una ciudadana ante supuestos comentarios de la Dama de Blanco, Eralidis, de posible corrupción de trabajadores de la tienda”.

De acuerdo a la información publicada por Cuesta Morúa, “Lázaro Yuri debido a los golpes recibidos, fue llevado al Hospital Calixto García para recibir atención médica”.