Denuncian prohibición que impide a las embarazadas entrar a tiendas de canastilla en CUC 
“Hablamos de que se está impidiendo la compra de canastilla justo a quienes la necesitan, y entonces ¿quiénes pueden acceder sin problemas ni limitaciones a estos productos?”, se pregunta una periodista oficialista.
Una tienda de productos de canastilla. Foto: CubaNet
 

Reproduce este artículo

La periodista oficialista Rouslyn Navia Jordán denunció en su perfil de Facebook la prohibición impuesta por las autoridades a las embarazadas y madres con niños pequeños, a quienes les impiden acceder a tiendas donde se expenden canastillas y otros útiles indispensables.

“He visto en algunos grupos (de Facebook) numerosas quejas porque hay tiendas de canastilla en La Habana donde están prohibiendo el acceso a embarazadas y a madres con niños”, inició su post Navia Jordán.

“Hablamos de que se está impidiendo la compra de canastilla justo a quienes la necesitan, y entonces ¿quiénes pueden acceder sin problemas ni limitaciones a estos productos?”, se preguntó.

Enseguida ofreció su respuesta: “Los consabidos revendedores...”.

La periodista oficialista, que trabajó durante varios en el diario estatal Juventud Rebelde, también agregó: “Hasta donde sé, La Habana está en fase uno (de desescalada) aún, y si se puede llevar a un niño al zoológico, o se permite salir a cuestiones básicas como la compra de artículos de primera necesidad, por qué se les impide la entrada a estas personas en las TRD, si están haciendo uso de su derecho y cumpliendo las medidas de distanciamiento social y usando los medios de protección (mascarilla)?”, cuestionó.

Más adelante señaló: “Yo entiendo que quieran cuidarnos, pero hay una realidad que no se puede ignorar: la embarazada tiene más posibilidades de comprar lo que necesita que su esposo. Y la razón es clara: la embarazada o la mujer con su bebé no hacen cola, y pueden acceder al producto antes de que los revendedores lo acaparen. Sus esposos en cambio deben hacer la cola y quedarse con las manos vacías en el momento de comprar porque el producto se agotó”.

“Por eso es que esta población vulnerable está tratando de hacer sus compras sin mediaciones de nadie, porque es la forma más segura de garantizar el acceso a pañales, toallitas húmedas, etc. Y también porque muchas no tienen quién les haga el favor de pasarse seis horas en una cola: madres solteras, o con esposos que trabajan... en fin”, sentenció.

Más adelante aseguró que la vida era “más rica y compleja que una orientación ‘de arriba’ que nadie puede especificar de dónde vino, ni qué resolución la ampara”, en alusión a las órdenes que impedirían a las madres de niños pequeños y embarazadas acceder a las tiendas.

“La considerada ‘población vulnerable’ lo que necesita son más facilidades para acceder a estos productos, no más trabas y obstáculos”, finalmente sentenció la periodista.

No es la primera vez que una reportera de los medios estatales se queja de la misma prohibición. La reconocida periodista y vocera del régimen Cristina Escobar denunció en su perfil de Facebook del trato recibido por parte de una oficial de la Policía cubana.

Según la periodista, la oficial de la PNR le dijo “en la peor forma” que su único derecho era quedarse en su casa, toda vez que ella está embarazada e iba en busca de alimentos en el Miramar Trade Center.