Denuncian muerte de joven cubano durante el Servicio Militar

"Los tubos colocados negligentemente en el techo rodaron bajo el influjo de una brisa cuando el joven chapeaba", agrega la nota de ICLEP
"Los tubos colocados negligentemente en el techo rodaron bajo el influjo de una brisa cuando el joven chapeaba", agrega la nota de ICLEP
 

Reproduce este artículo

El joven cubano Carel Gutiérrez, de 18 años, residente en el municipio Guanajay, provincia Artemisa, falleció aplastado después que le cayeran encima siete tubos de acero en la unidad castrense 'Los Jejenes', donde realizaba su Servicio Militar Obligatorio (SMO), denunció el Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP).

"Los tubos colocados negligentemente en el techo rodaron bajo el influjo de una brisa cuando el joven chapeaba", agrega la nota de ICLEP.

Blanca Rosa Durán, madre de Carel, expulsó de su vivienda el 25 de noviembre a la comitiva de altos militares que fueron a darle el pésame por la muerte de su hijo.

Durán dijo que lo más dolía era que su hijo hizo hasta lo imposible para no ir al Servicio Militar.

"No quería y a seis días de estar forzado por esta dictadura en ese lugar, sucede esto", agregó.

La madre recordó cómo se lo llevaron de su vivienda los militares para entrar al SMO. "Aún me
parece estarlo viendo. Estaba muy triste y lloroso cuando lo montaron en el camión. Es solo un niño".

En 2020 ADN Cuba reportó sobre el caso de Rancel Areces, un joven cubano de Consolación del Sur, provincia Pinar del Río, quien sufrió un grave accidente mientras pasaba el Servicio Militar Obligatorio (SMO).

Areces tuvo el accidente en la base naval del Ejército Occidental en 2018, cuando su oficial al mando le obligó a saltar de una lancha con el motor encendido. Las palas traseras que sirven para impulsar la nave lo golpearon en la cabeza y parte del cuerpo; estuvo a punto de perder la vida.

Hasta 2020 Rancel recibía una pensión de 400 pesos cubanos (16 dólares). Quedó totalmente incapacitado, casi sin poder moverse, por lo que no puede ayudar a su familia.

El gobierno cubano impuso el SMO en la década del 70. Pese al fin de la Guerra Fría y otros cambios geopolíticos que han tenido lugar en los últimos 50 años, se ha  mantenido vigente hasta la actualidad.

Aplica para hombres que oscilan entre 18 y 21 años de edad y se divide en dos etapas: la primera es el Servicio Militar Activo (SMA), que dura 14 meses para jóvenes que obtengan alguna carrera universitaria y 24 meses para el resto; y la segunda etapa es en la reserva del ejército.