Democristianos de Cuba proponen fideicomiso internacional para gestionar ingresos por remesas
El Partido Demócrata Cristiano de Cuba (PDC) sugiere al gobierno cubano “negociar una alternativa al conflicto de las remesas familiares, que alivie la preocupación de muchos cubanos de la isla y el exilio”
Varias personas esperan fuera de una oficina de Western Union en La Habana, (Cuba). EFE/Ernesto Mastrascusa
 

Reproduce este artículo

El Partido Demócrata Cristiano de Cuba (PDC) emitió una comunicación dirigida al gobierno de Miguel Díaz-Canel, con el propósito de hallar “una alternativa al conflicto de las remesas familiares, que alivie la preocupación de muchos cubanos de la isla y el exilio”.

“En correspondencia con su vocación de justicia social”, el PDC exhortó al régimen “a buscar soluciones favorables a las ayudas entre cubanos”.

“Una solución ágil y justa para todas las partes, que tenga en cuenta, especialmente, la grave situación del pueblo, afectado por un incremento de la pobreza y la desigualdad”, subrayan en el documento al que tuvo acceso ADN Cuba.

El grupo político “de inspiración humanista cristiana”, integrado en la Internacional Demócrata de Centro (IDC) y en la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA)”; considerando que -hasta el momento- no se tiene constancia de que el Gobierno cubano y el monopolio empresarial GAESA hayan intentado negociar una alternativa al conflicto de las remesas familiares; sugiere “al ejecutivo cubano que abra un proceso de negociación con la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC)”.

El  PDC propone:

1) “Que todas las acciones/participaciones de las empresas estatales cubanas, relacionadas con el envío de dinero, incluida FINCIMEX, sean traspasadas a un fideicomiso internacional administrado por una institución bancaria o fiduciaria europea de prestigio y solvencia financiera; escogido de mutuo acuerdo entre el Gobierno cubano, OFAC y un equipo de economistas cubanos independientes.  Con esta fórmula, las empresas mantendrían los contratos con terceros, entre ellos Western Union”.

2) “Que las utilidades netas de esos negocios, entre ellos el de FINCIMEX, como resultado de su gestión de las remesas familiares, y los dividendos reportados por dichas acciones fideicomitidas, sean destinados a un plan nacional de mejoramiento de la infraestructura hospitalaria y de compra de medicamentos y a proyectos de asistencia social, administrados por iglesias, y ONGs de acreditada trayectoria social, bajo la supervisión de un equipo independiente de economistas y expertos en salud y bienestar social”.

Andrés Hernández, presidente del PDC de Cuba, en intercambio con ADN Cuba respondió algunas interrogantes relacionadas con la propuesta de su agrupación política para gestionar los ingresos por remesas enviadas a la isla.

¿Bajo qué condiciones creen que sea posible el tipo de negociación con OFAC que están proponiendo para el ejecutivo cubano?

“Las principales condiciones serían: el traspaso de acciones y utilidades a un fideicomiso manejado por un organismo independiente y que los recursos se empleen en mejorar la calidad de vida de los ciudadanos cubanos. Obviamente, esta es una propuesta que estamos haciendo al Gobierno cubano pensando en el bien de las familias. Siempre existirá la duda sobre si hay la voluntad política de los implicados en el tema de las remesas para acordar una solución como la que proponemos”. 

¿Consideran que los fideicomisos serían un mecanismo seguro en el escenario cubano?

“Sin dudas un fideicomiso administrado por una entidad independiente podría ser una de las soluciones técnicas y políticas para esta cuestión y además serviría de precedente para retos futuros que implicarán el manejo de activos económicos que hoy están en manos estatales, algunos de ellos administrados ineficientemente”.

Hernández, radicado actualmente en Nueva York y quien también funge como vicepresidente de la Internacional Demócrata de Centro, preguntado sobre qué garantizaría un buen manejo de esos recursos y no su desvío o mal aprovechamiento, expresó:

“Normalmente estas figuras jurídicas están sometidas a estrictos controles legales, administrativos y de rendición de cuenta. Los recursos tienen que ser destinados obligatoriamente a los fines establecidos en su constitución”, concluyó.

En el comunicado del Partido Demócrata Cristiano de Cuba se señala además, que “los bajos ingresos de la mayoría de los cubanos, la significativa devaluación del peso cubano por la dolarización de la economía, con un impacto notable sobre trabajadores y jubilados, y el desabastecimiento de productos de primera necesidad, incluidos alimentos y medicinas; agobian a millones de ciudadanos en su cotidianidad”.

El PDC se fundó en 1959 como Movimiento Demócrata Cristiano, constituyéndose oficialmente como partido en Miami (Estados Unidos) en 1991.