Cubano sobre nuevas sanciones de Estados Unidos: La Cuba de mis sueños no es una de remesas desde la prosperidad ajena
Contrario al oficialismo, que se escuda en el pretendido "bloqueo", el periodista cubano Henry Constantin Ferreiro ve en las sanciones a Fincimex para el envío de remesas una oportunidad para luchar por una Cuba que no se base en la prosperidad ajena
Henry Constantin Ferreiro. Foto tomada de Facebook
 

Reproduce este artículo

Para el periodista cubano Henry Constantin Ferreiro, las sanciones de Estados Unidos a las empresas del régimen vinculadas al envío de remesas a la isla será el inicio de “la mayoría de edad económica” para muchos en Cuba y no un hecho por el cual solamente haya que condenar al gobierno estadounidense, como está haciendo el oficialismo.

“El fin de Western Union en Cuba será el inicio de la mayoría de edad económica para muchos cubanos, que hasta el día antes han dependido de esas remesas para vivir, y ahora tienen el dilema terrible en una isla hambreada de sobrevivir sin ellas, o encontrar otras vías para recibirlas”, escribió Constantin este sábado 24 de octubre en su perfil de Facebook.

“La Cuba de mis sueños no es una Cuba de remesas desde la prosperidad ajena, sino de creación libre de riqueza propia, de gente que no tenga que decir ‘mándame’, sino ‘qué necesitas’”. Pero para llegar a ella, reconoció el periodista, “tenemos que quitarnos de encima a quienes nos obligan a ser pobres”.

La visión de Constantin sobre las prohibiciones que a partir del próximo 27 de noviembre instaurará el gobierno de Estados Unidos para el envío de remesas a Cuba mediante compañías que sean controladas por militares cubanos, como Fincimex, socia de Western Union en Cuba, contrasta con la del presidente designado del régimen, Miguel Díaz-Canel, quien acusó este sábado a Estados Unidos de querer dañar a la familia cubana con la medida.

“EE.UU. insiste en dañar a la familia cubana con nueva medida contra las remesas. Perversas intenciones del gobierno imperial que le desacreditan y ridiculizan por su enfermizo odio contra una pequeña nación cuyo heroico pueblo no se rinde”, escribió el ilegítimo mandatario en su perfil de la red social Twitter.

Sin embargo, la visión del oficialismo no es compartida por Constantin, coordinador en Hora Cero y director del medio independiente La Hora de Cuba, ni por otros muchos internautas cubanos, quienes acusan al mandatario ilegítimo de la isla de “manipular la realidad”.

“Estados Unidos quiere que el dinero de las remesas llegue a manos del pueblo, no a las manos de Gaesa y de los militares. Ese porciento que se roban los militares no lo invierten en el pueblo, sino en Turismo”, respondió al mensaje de Díaz-Canel en la red social del pájaro azul el usuario identificado como Taoro.

“No se trata de dañar a la familia cubana sino a las empresas militares que se roban un gran porciento de las remesas para construir hoteles de lujo, mientras el pueblo cubano se muere de hambre y sus viviendas se derrumban”, agregó.

A partir del próximo 27 de noviembre el gobierno estadounidense prohibirá el envío de remesas a Cuba mediante compañías que sean controladas por los militares como Fincimex, la cual forma parte del emporio empresarial del ejército cubano, Gaesa.

El borrador de la nueva sanción, con fecha del 22 de octubre, fue publicado en el Registro Federal y entrará en vigor la referida fecha, un mes después de su publicación la venidera semana.

Dicho documento expresa que "nada autoriza una transacción relacionada con la colección, reenvío o recepción de remesas que involucren a cualquier entidad o subentidad identificada en la lista restringida".

Constituida en Panamá como una sociedad privada cubana en 1984, Fincimex es una subsidiaria de Cimex, corporación administrada desde hace años por el Grupo de Administración Empresarial (Gaesa) de las FAR, emporio que está bajo el mando del general de Brigada Luis Alberto Rodríguez López-Calleja y que controla más de la mitad de las remesas que llegan a la isla gracias a su asociación con Western Union.