Luce inminente confirmación de Amy Coney Barrett como jueza del Supremo de EEUU
Los republicanos en el Senado impusieron su voluntad este domingo y votaron por mayoría abrumadora para avanzar la nominación de Amy Coney Barrett como próxima jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos
La confirmación de Barrett, de 48 años, inclinaría a la derecha la composición del Supremo probablemente durante décadas
 

Reproduce este artículo

El título de Amy Coney Barrett como próxima jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos  parece inminente, luego que los republicanos en el Senado impusieron su voluntad este domingo (24 de octubre) y votaran por mayoría abrumadora para hace avanzar su nominación.  

Pese al boicot planteado por los demócratas del comité, el nombramiento de la magistrada, se confirmaría el lunes por el pleno de la cámara alta ya que los republicanos han cerrado filas en torno a la ungida por el presidente Donald Trump.

No obstante, los demócratas continúan amenazado con emplear tácticas dilatorias e insisten en  que debe ser el ganador de las elecciones del próximo 3 de noviembre quien decida sobre el reemplazo del puesto vitalicio que dejó vacante la progresista Ruth Bader Ginsburg, que falleció el mes pasado.

Durante las audiencias para su confirmación, Barrett se ha negado a decir si se recusaría en un caso de apelación que llegue al Supremo relacionada con los resultados de las elecciones, a pesar de haber sido nominada por uno de los dos candidatos en liza: Trump.

La jueza se ha mostrado contraria al aborto, aunque tampoco ha querido aclarar si votaría para socavar ese derecho reconocido por el Supremo desde 1973.

Mientras los republicanos expresan su entusiasmo sobre poder nombrar al máximo tribunal a un tercer nominado de Trump, asegurando una mayor de derechas en esa instancia por muchos años.

“El tribunal se dispone a debatir a corto plazo temas delicados por el derecho al aborto, el derecho de los homosexuales a casarse y la legalidad de la reforma al sistema de salud pública propuesta bajo la presidencia de Barack Obama”, detalló AP.

Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, al prometer una votación a favor de Barrett el lunes, aseveró: “El Senado está haciendo lo correcto”,

En el reporte de AP se precisó que “la votación de 51 contra 48 dio inicio a 30 horas de debate en la cámara alta. Dos legisladoras republicanas —Lisa Murkowski de Alaska y Susan Collins de Maine— votaron en contra, además de todos los demócratas que participaron en el proceso. La senadora por California Kamala Harris, candidata a la vicepresidencia, estaba haciendo campaña en Michigan.

Barrett ya tiene los votos asegurados, y el sábado recibió otra buena noticia cuando Murkowski, anunció que aunque no estaba de acuerdo con la manera apresurada en que se tomó la decisión, no se opondría.

“Si bien me opongo al proceso que nos condujo a aquí, no lo usaré en contra de la jueza”, expresó Murkowski.

 

Con información de Associated Press y EFE