Daymé Arocena exige justicia por asesinato de joven cubano a manos de la policía

La prestigiosa cantante y compositora cubana unió su voz a los reclamos de justicia y explicaciones por el asesinato de un joven afrocubano en Guanabacoa a manos de la policía
Daymé Arocena
 

Reproduce este artículo

La prestigiosa cantante y compositora cubana Daymé Arocena unió su voz a los reclamos de justicia y explicaciones por el asesinato de un joven afrocubano en Guanabacoa a manos de la policía el pasado miércoles.

“La policía, dentro del ejercicio constante del deber, tiene que estar capacitada para neutralizar cualquier acción sin necesidad de utilizar un arma de fuego, más aún cuando el atacante está desarmado”, escribió Arocena en su perfil de Facebook sobre lo acontecido.

“Son profesionales y perciben un salario (que sale de nuestros impuestos y otros fondos públicos) por actuar con profesionalidad. No existe nada que justifique los dos balazos ‘por la espalda’”, agregó.

El reclamo de la artista se suma al de muchos internautas que han cuestionado el proceder policial contra el joven fallecido, así como exigido mejores explicaciones, ya que las versiones que circulan no detallan todo lo sucedido ni justifican el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la fuerza policial.

Además de críticos, también hay algunos que se dan por satisfechos con versiones pseudo oficiales como las del llamado Guerrero Cubano, un usuario identificado como cercano al oficialismo del régimen cubano, que describen los hechos de manera tendenciosa para hacer ver como único culpable de lo sucedido al finado.

A ellos, y a quienes piden evidencia sólo para justificar la muerte del joven de 27 años, Arocena los critica en su post, donde afirma que “por el amor” que les tiene a “los suyos” y a “la vida en sí”, no puede hacerse “de la vista gorda ante tales atropellos”.

La premiada cantante complementa su mensaje con etiquetas contundentes en las que sostiene que, “si te duele un negro americano”, “te tiene que doler un negro cubano”. Ello, en referencia a lo incoherente que resultan la cobertura que los medios propagandísticos del régimen han dado al asesinato de George Floyd en Minneapolis el 25 de mayo y las protestas que del hecho se han derivado, y el silencio que en los mismos existe sobre lo sucedido en Guanabacoa.

“Responsabilidad civil, mañana podría ser uno de los tuyos, no me cayó más”, sentenció Arocena en otras etiquetas de su mensaje.

Según la versión del Guerrero Cubano, el joven que resultó muerto en Guanabacoa, Hansel Ernesto Hernández Galiano, de 27 años, había sustraído una pantalla de un carro de un centro estatal y al avanzar por la vía pública fue requerido por los tripulantes de un vehículo patrullero, quienes le pidieron identificarse.

Salió corriendo ante la petición policial y uno de los policías lo persiguió, mientras el otro se quedó cuidando el carro. De acuerdo con lo expuesto en esta versión, el fallecido lanzó piedras grandes contra el policía, una de las cuales le habría alcanzado un hombro y otra fracturado una costilla, razón por la cual el agente, “en legítima defensa”, le disparó.

Para muchos, entre ellos la abogada Deyni Terry Abreu, esa historia, “que puede tener una dosis de verdad, deja varios cabos sueltos”. No especifica qué sucedió finalmente con el objeto sustraído ni por qué la versión inicial del asesinato sostenía que el requerimiento fue hecho a partir de que el asesinado no portaba mascarilla de protección por la contingencia sanitaria.

El jueves, en entrevista con ADN Cuba, Lenia Patiño, tía del fallecido, precisó que hasta el miércoles, cuando sucedieron los hechos, a los familiares solamente les habían dicho que Hansel “había fallecido en un altercado con dos policías, le había fracturado unas costillas y uno de ellos le disparó y lo mató”.

“No estaba armado. La familia completa y todos los que lo conocían estamos seguros de que no estaba armado”, aseguró, así como que “era buen muchacho y muy querido”.

Ante el silencio oficial y el hecho de que las versiones más detalladas se hayan circulado por cuentas afines al régimen, muchos consideran que se intenta ocultar la realidad de lo sucedido, más aún en un contexto de denuncia mundial al racismo y la violencia policial.

En estos tiempos de coronavirus, la policía cubana ha sido objeto de numerosas denuncias en redes sociales por sus arbitrariedades y maltratos al pueblo. El asesinato de Hansel Hernández es la acción más grave hasta el momento y la falta de claridad en torno a la misma hace que se pidan mejores explicaciones y justicia.