Cumanayagua registra más de 200 entierros al mes

Hasta julio, el cementerio local hacía de dos a cuatro sepelios diarios, pero ahora se registran hasta 12 en una misma jornada, la mayoría relacionados con la Covid-19.
 

Reproduce este artículo

El cementerio de Cumanayagua, municipio cienfueguero, triplicó los entierros diarios debido al aumento de muertes por Covid-19, aseguró el medio local Perla Visión.

“Aquí se enterraban dos, tres personas al día; cuatro entierros ya era un récord. Y hubo días en que no se hacía ninguno. En el mes no pasábamos de 40”, declaró el administrador al medio de prensa.

Pero desde julio de 2021 el número de sepelios se disparó, hasta alcanzar los 200 en lo que va de este mes y 12 diarios, al punto de que brigadas de Comunales —empresa estatal que atiende funerarias, cementerios, alcantarillado y otros servicios— comenzaron apoyan a los sepultureros, desbordados por el desfile mortuorio.

“Aquí no se queda nadie sin enterrar. Tenemos brigadas que trabajan las 24 horas para hacer los enterramientos en tiempo y forma”, agregó el sepulturero.

El gobierno ordenó ampliar las capacidades del camposanto, pero sus trabajadores carecen de implementos especializados para realizar su labor, como máscaras que impidan el contagio con el coronavirus.

Cumanayagua, ubicado al este de la Bahía de Cienfuegos, supera apenas los 51 000 habitantes. Este 30 de agosto se reportaron allí 51 casos nuevos de coronavirus, mientras en toda la provincia fueron 496, según el último reporte del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Los datos que ofrece Perla Visión contrastan con los que ofrece el Minsap: este lunes en Cumanayagua se reporta apenas un fallecido, cuando el número podría ser mucho mayor, de acuerdo con las cifras del cementerio local.

Inconsistencias de este tipo obligaron al ministro de Salud, José Ángel Portal, a reconocer hace dos semanas que las cifras de muertes del Minsap son “imprecisas”, pues “solo ingresan los fallecidos que en el momento de su deceso tienen un PCR positivo”.

No todos los fallecidos alcanzan a realizarse u obtener el resultado del test PCR antes de la muerte, por lo que tampoco pasan a las estadísticas oficiales.

Un caso similar al de Cumanayagua reportó el periódico Invasor en el cementerio de Ciego de Ávila, donde fue necesario construir nuevas bóvedas.