¡Cuidado!, el Gran Hermano también vigila las redes P2P
El gobierno cubano se cerciorará por todas formas posibles de que el sistema de intercambio de archivos P2P no goce de popularidad ni se vuelva viral.
Redes P2P

En la actualidad, no hay dudas sobre la censura impuesta por el gobierno cubano a páginas que presentan contenido inapropiado para ellos. Pero esa censura no para allí: miles de internautas cubanos, que intentan obstinadamente otras formas de intercambios de archivos por internet a través del “protocolo P2P”, también son vigilados.

Usualmente, en una red, las computadoras enlazadas están conectadas a un servidor central y se les llama clientes, de ahí que sea común la referencia a cliente-servidor. Como su nombre sugiere, en una red P2P  (por sus siglas en inglés: Peer-to-Peer) las computadoras se conectan y comunican entre sí sin usar un servidor central, aprovechando, optimizando y administrando la capacidad (ancho de banda) de la red, de modo que usa la mejor ruta entre todos los nodos o computadoras que la conforman. 

Las redes P2P hacen uso de una tecnología robusta, que garantiza el anonimato, es gratuito, la velocidad de trasferencia es elevada y las búsquedas son instantáneas. Hoy en día, son muchos los programas que usan esta tecnología, y que puede ser descargados de forma gratuita desde Internet. Alguno de los más populares son BitTorrent, uTorrent y el Ares. 

Ahora bien, cuando una persona desde Cuba, intenta conectarse a esta red P2P, de forma automática entra en juego nuestro ISP (Proveedor de servicio de internet), ETECSA y otras entidades de vigilancia. En este punto, normalmente veremos que nuestro cliente P2P, previamente instalado en nuestra computadora, hará cientos de intentos por lograr conectarse, antes de comprobar que la tasa de transferencia/descarga de nuestra película favorita es tan baja que nos tomaría una semana lograr nuestro objetivo.

La empresa cubana de Telecomunicaciones, ETECSA, aliada a otras entidades de vigilancia, es quien se asegura de esto. La razón de dicho resultado es dividida, ya sea por razones de censura/políticas, o por razones económicas/políticas. El gobierno cubano se cerciorará por todas formas posibles de que este sistema de intercambio de archivos P2P no goce de popularidad ni se vuelva viral, como mismo lo fue la aplicación android (IMO), en tiempos pasados, ya que el tráfico generado por las redes P2P, representa el 50% y el 75 del tráfico total. Ellos intentan a toda costa bloquear, obstruir, y reducir el ancho de banda utilizados por los puertos utilizados por la redes P2P, así, como intentar descifrar los paquetes  encriptados o no, por los motivos antes mencionados, o simplemente para aumentar sus ganancias. Nada pude hacer el cubano al respecto, ya que en los contratos hechos por dicha empresa, no se comenta sobre servicios, puertos, y protocolos restringidos.  

Según el sitio paquetedecuba.com, una de las formas (aún vigente) para obtener archivos bajo estas condiciones de red, es usando los clientes torrent remotos. Básicamente, se trata de una página que descarga los archivos por ti y después te deja bajarlos directamente desde esa página. Uno de los sitios que crean este tipo de index torrens son: 1337x.to, extratorrent.si, www.torrentz.eu, katcr.co, y el más popular: thepiratebay.org. 

Pero recuerda, ¡nada escapa del Gran Hermano! Y no se trata de protección contra la piratería, DRM (siglas en inglés de digital rights management), sino, de la capacidad de censura gubernamental, aliada con los intereses de un monopolio que quiere seguir aumentando sus beneficios económicos.