Cubanos "celebran" el Día Mundial del Agua con fosas desbordadas

La limpieza de fosas en Cuba continúa siendo una tarea pendiente, pero no de ahora que el régimen atraviesa por una profunda crisis económica, sino desde hace años
Cubanos 'celebran' el Día Mundial del Agua con fosas desbordadas
 

Reproduce este artículo

Este 22 de marzo como cada año desde 1993 se conmemora el Día Mundial del Agua, pero en Cuba hay gente que lo "celebran" con fosas desbordadas, mientras desde los medios de comunicación y propaganda del régimen se dice que "el Gobierno y el Estado cubanos tienen la voluntad política y un entendimiento claro de la importancia que tiene el agua".

Al parecer dicha voluntad política es muy poca, porque el abasto de agua potable está en crisis a nivel nacional, por un lado con regiones que pasan hasta un mes sin que les llegue el preciado líquido, y por otro, con cubanos que están obligados a vivir sobre fosas desbordadas, a pesar de los riesgos que esto entraña para la salud de las personas.

Un ejemplo de esto es el del municipio Sandino en la provincia de Pinar del Río, donde la limpieza de fosas continúa siendo para la Unidad de Acueducto y Alcantarillado de esa localidad una tarea pendiente, pero no de ahora que el régimen atraviesa por una profunda crisis económica, sino desde hace años.

Al respecto la emisora estatal Radio Sandino publicó este fin de semana un artículo en su página web donde reconoce que para la empresa local encargada de la limpieza y extracción de residual líquido de las fosas, le es imposible cumplir con su misión, y alega que esto se debe primero al crecimiento poblacional, y luego a la falta de equipos calificados para ejecutar la tarea.

Por su parte Cristóbal Valdés Puente, jefe de la brigada de mantenimiento en la referida entidad, sobre el tema manifestó que "es el deseo de la empresa cubrir todas las solicitudes en despacho, pero que es imposible", a lo que agregó que "la técnica especializada para este fin es escasa en la provincia por lo que hay que tener paciencia, que más tarde que nunca se solucionará el asunto", y lo dijo como si el hecho de tener paciencia fuera capaz de hacer que las fosas dejen de verter y el mal olor desaparezca, o que los mosquitos transmisores del dengue se vayan a otro lugar a reproducirse.

Y como no puede ser de otra manera, por tratarse de un funcionario del régimen, Valdés Puente responsabilizó a parte de la población sandinenses, ciudadanos que según él, participan de indisciplinas y malas conductas.

Dijo que se trata de personas "que arrojan residuos sólidos hacia los sistemas de drenaje. Este accionar favorece la tupición y posterior derrame de aguas negras dentro de las viviendas o la comunidad".

Por otro lado aclaró que el servicio de evacuación de residuales solo podrá dar respuesta a la población una vez cuente la Unidad Municipal de Acueducto y Alcantarillado de Sandino con la técnica especializada.