Cubanos se quejan de los excesivos precios del transporte estatal

A pesar de que el gobierno subió el salario mínimo en la devaluada moneda nacional, la población no ha recibido impasible los tarifazos y no confían en que puedan llegar a fin de mes con las nuevas condiciones de vida
Cubanos en transporte estatal. Foto: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

Como parte del paquete de medidas económicas que puso en vigor el régimen, para acompañar la eliminación del peso cubano convertible (CUC) está la abrupta subida del precio de los servicios y bienes básicos de consumo.

A pesar de que el gobierno subió el salario mínimo en la devaluada moneda nacional, la población no ha recibido impasible los tarifazos y no confían en que puedan llegar a fin de mes con las nuevas condiciones de vida. Por toda la isla, en redes sociales se expresan veladas o abiertas manifestaciones de descontento.     

El transporte público es uno de los servicios que aumentaron sus costos para el ciudadano común. En la central provincia de Sancti Spíritus, no han sido bien recibidas las nuevas tarifas anunciada por la empresa estatal.

“Y la bola pica y se extiende.... Miren los precios 'justos y equitativos' que nos acaban de poner por el transporte público. Son unos abusadores”, opinó en su perfil de Facebook Luis Mario Niedas.

“Están poniendo los precios que ponían los [transportistas] particulares, sin tener en cuenta que ellos [los estatales] cargan más pasajeros, que los recursos les cuesta menos a ellos que a los particulares”, denunció.


“Tal parece que con esos precios habrá transporte público cada 20 minutos y con aire acondicionado. Me avisan, cuando estén listos”, ironizó Niedas en su post.

Al anuncio de la subida en la página oficial de Transporte Estatal de la provincia, le llovieron críticas.

Edelso Valero, quien incluso se muestra como partidario del gobierno, cuestionó: “¿Por qué nuestros jubilados deben pagar esos precios? Quienes saben no me dejarán mentir: es muy normal ver en muchos países permitir la gratuidad del transporte público a quienes pasaron toda su vida trabajando”.

Además, pidió un tanto ingenuamente, que sea “responsabilidad de los centros laborales el abono del pasaje de ida y vuelta al trabajador. (…) Que el trabajador pague: pero que la empresa o el empleador se haga responsable de ello”.

Otras personas afectadas son más frontales, como Yanet García Vallets, quien exclamó “¡qué abuso!” y no tuvo reparos en señalar: “El Estado apretó. No hay quien aguante”.

“Pobres de los padres de alumnos que vivan en otro municipio y tenga que venir a estudiar a la cabecera provincial Sancti Spíritus o miles d trabajadores que viven fuera de la ciudad y tengan que pagar esos precios [;] la verdad apretaron con los ómnibus de los municipios por dios”, lamentó Yanisleidy Ulloa.

Yunnei Moranti Vázquez, no entiende “la necesidad de ese subidón dramático”, habida cuenta de que “el precio del combustible sigue siendo el mismo”.

“Hablamos de precios excesivos y abusivos. Supongo que a los estatales también se les puede llamar así”, señaló Moranti, aludiendo a la campaña de descrédito oficial contra los trabajadores privados, a quienes acusan de especular con los precios.

Por su parte, el cubano Livan Hernández se tiró a fondo y claro con su denuncia: “¡¡¡Abajo el comunismo!!! ¡¡¡Dejen el abuso contra el pueblo cubano!!!”