Influencer cubano expone cómo el nuevo salario de un profesional en la isla no alcanza ni para malvivir

El influencer cubano Daguito Valdés criticó la insuficiencia de los nuevos salarios para hacer frente al elevado costo de la vida que supondrá el ordenamiento monetario y cambiario
Daguito Valdés
 

Reproduce este artículo

El influencer cubano Daguito Valdés, creador y conductor del espacio de análisis de fútbol desde Cuba en YouTube “Yo hablo fútbol”, criticó este sábado la insuficiencia de los nuevos salarios para hacer frente al elevado costo de la vida que supondrá el ordenamiento monetario y cambiario.

Un desafío del que no escaparán ni los profesionales de sectores supuestamente relevantes y priorizados por el régimen como el de la salud, el cual sirvió de ejemplo al joven pinareño para su comentario e ilustración de las dificultades para llegar a fin de mes con los nuevos precios y salarios.

“Eres médico. Cobras 5000 pesos cubanos (cup) al mes. Necesitas aceite, detergente, aseo personal, pollo, algunas pastas y un pedazo de queso. Todo eso lo venden en dólares americanos (USD). Tienes que comprar 100 usd por la calle porque los bancos no te los venden. Ahora mismo 100 usd = 4000 cup. Todavía tienes que pagar el pan, el balón del gas, la malanga a 30 pesos la libra, la factura eléctrica, el teléfono, el internet, los mandados sin subsidios... 2021. Cuba”, ilustró el youtuber a modo de queja en su perfil personal de Facebook.

Su ejemplo evidencia lo que muchos cubanos temían desde antes del “día cero” del proceso hacia la unificación monetaria y cambiaria en Cuba: que el llamado ordenamiento era más de lo mismo, es decir, salarios que no alcanzan, precios inaccesibles y una inflación que podía ser incluso peor que la crónica de la ineficiente economía de la isla.

El comentario de Valdés ha tenido impacto en el ciberespacio cubano. Varios de los seguidores de su canal de fútbol o de su perfil personal, los cuales diferencia con rigor el influencer, han comentado que la situación “viene dura” y “puede ponerse peor”.

El joven médico Pedro Antonio Palomo respondió al comentario diciendo que a todo lo expuesto, en el caso de los trabajadores de la salud, había que sumar las necesidades que pasan en las guardias médicas, donde una comida sencilla les cuesta más de 65 cup y solo les pagan una nocturnidad de 48 pesos, así como las necesidades materiales que tienen. “¡Esto es de locos!”, sentenció el galeno.

Por su parte, Santiago Javier Clausell observó que Valdés sólo hablaba de necesidades. “Eso deja solo al alcance de la imaginación darse un gustazo, así no se puede”, lamentó.

De manera general, los más de 100 comentarios recabados por el post coinciden en que el ordenamiento y sus cambios son “continuidad” de las dificultades del cubano para sobrevivir mes tras mes, aun y cuando sea un excelente trabajador.

La realidad de la isla en los últimos meses de 2020 y estos primeros días de 2021 sugiere que las nuevas medidas del régimen no podrán cumplir su objetivo formal de enderezar la pirámide socioeconómica o hacer del salario la principal fuente de ingresos y sustento de las familias cubanas.

Habrá que esperar para ver si, al menos, logra incrementar la calidad y competitividad de las empresas estatales y productores, lo cual también muchos dudan por las limitaciones económicas que el propio régimen impone a sus actores y fuerzas productivas por su aferramiento a una ideología.