Cubanos protestan porque local de Palmares pone música de Bad Bunny
La carta decía que la música de Bad Bunny "excesivamente alta y con contenido inapropiado, se difundía en el área de la piscina Club Cienfuegos de la homónima ciudad, adonde acuden niños con sus familias
Cubanos protestan porque local de Palmares pone música de Bad Bunny
 

Reproduce este artículo

El pasado 22 de agosto el periódico oficialista Juventud Rebelde dio acuse de recibo a una carta donde se hacía una denuncia sobre la música de Bad Bunny, "excesivamente alta y con contenido inapropiado, de sexo y marihuana, que se difundía en el área de la piscina Club Cienfuegos de la homónima ciudad, adonde acuden niños con sus familias".

La carta estaba firma por Lisdeybis González, quien decía ser vecina de Avenida 10, No. 3702, entre 37 y 39, en Punta Gorda, a una cuadra del centro recreativo de Palmares. Explicaba que tiene bajo su cuidado a su abuelo, que se siente incómodo con la música que es puesta desde las 9:00 a.m. hasta las 7:00 p.m. todos los días, menos los lunes.

Señalaba además que otros vecinos también se quejaban de lo mismo, y que ella lo había comunicado, a través del correo electrónico de Atención a la Población del Ministerio del Turismo, y hasta ese momento no había recibido respuesta alguna.

Y agregaba que confiaba "en que Palmares sepa diferenciar entre Bad Bunny con sus groserías y otro tipo de música que no inunde el ambiente y sí aporte a la cultura de quienes van a ese lugar".

Este sábado 26 Juventud Rebelde publicó la respuesta a esta denuncia. Yovany Chang Calzadilla, subdirector de Operaciones de la sucursal extrahotelera Palmares Cienfuegos, refiere que a raíz de la queja, se radicó el expediente No. 12 de 2020, para atender y dar respuesta a la reclamante, según lo establecido en el sistema de gestión integrado.

Precias que la comisión investigadora intentó entrevistarse con Lisdeybis, pero no lo consiguió pues en la dirección mencionada en la carta no reside la persona identificada con ese nombre; entonces tomaron opiniones de los moradores de esa vivienda y de otros vecinos cercanos al Club, y "En ningún caso refirieron inconformidad alguna relacionada con ese cuestionamiento particular".

Añade el funcionario que como parte de la investigación se constató que en el departamento de Atención a la Población del Mintur no existe ninguna queja relacionada con esa instalación turística.

"No obstante, esta inconformidad ha significado un alerta, y ha traído consigo una revisión por parte de los compañeros de la subdirección de Operaciones de esta sucursal, de la programación y de los niveles y volúmenes de la música que se proyectan en todas nuestras instalaciones. De este modo pretendemos evitar la ocurrencia de situaciones como la ventilada, que bien pudieran establecerse por la población de manera directa ante la administración de la instalación, cuyos cuadros y funcionarios están impuestos de la obligatoriedad en la atención, seguimiento y respuesta a las quejas", afirma Yovany Chang.

Pero aunque la denuncia del pasado día 22 ahora parece falsa, no hay que desconocer que la amplia mayoría de las veces la población no encuentra amparo estatal antes sus reclamos, y que como en esta ocasión, las instituciones se valen de artimañas y vericuetos legales para salirse con la suya, no reconoces sus ineficiencias, y perseverar en el error.