Cubanos dudan de reforma salarial: se mejorará con “cambio radical” en gobierno

Cubanos ponen en duda el entusiasmo del oficialismo por la reforma integral de salarios que se hará efectiva a partir de enero del siguiente año
Cubanos caminan durante pandemia frente a mural de Fidel Castro. Foto: Captura de pantalla de reportaje de Reuters
 

Reproduce este artículo

Cubanos ponen en duda el entusiasmo del oficialismo por la reforma integral de salarios que se hará efectiva a partir de enero del siguiente año y de la que se ha ofrecido un adelanto este miércoles en los medios oficialistas.

Según la prensa, las reformas crearán las premisas para rectificar la pirámide salarial invertida que, como consecuencia, ha traído la fluctuación de la fuerza laboral hacia otras actividades por debajo de la capacitación del asalariado.

Sobre el impacto en la isla, dos cubanos conversaron con Radio Televisión Martí. La salud ha sido uno de los sectores más golpeados, opinó el médico Alexander Raúl Pupo Casas residente en Holguín, quien recordó que en la isla “el médico nunca va a ser el que más cobre, ni al que realmente le paguen por su capacidad”.

Aunque no lo han publicado aún, el galeno estima que los salarios de las Fuerzas Armadas y la Policía “van a ser superiores a los médicos”.

Agregó que, en el caso de los dirigentes del régimen, algunos que no han vencido el nivel preuniversitario “tendrán una mejor remuneración por su labor”. Señaló que también están en desventaja sectores como el de los profesores, y de los trabajadores de la cultura, entre otros.

Lo que sí se sabe es que un domador de animales de circo ganará más por concepto de salario que un médico cubano recién graduado y que cualquier personal de enfermería, con independencia de su grado de especialización.

Ello, atendiendo a la calidad del domador, determinada en evaluaciones “artísticas”, y la complejidad de su número, según lo establecido en una de las resoluciones de la Gaceta Oficial no. 69, del 10 de diciembre de 2020.

Para un domador con la mejor evaluación posible y ejecutante de un número de la mayor complejidad, el salario mensual previsto a partir del inicio del ordenamiento es de 5060 pesos cubanos, 450 pesos más que lo que devengará un galeno que inicie su vida profesional o un enfermero especialista.

“No están haciéndolo como realmente debe ser”, agregó Pupo, quien cree que de la única forma que se puede “desinvertir la pirámide” es propiciando un “cambio radical” en toda la política del país.

Las autoridades del país han dicho que el reordenamiento salarial influirá positivamente en la recomposición de la oferta, pues habrá mayores incentivos para producir y crear riquezas. Este aspecto “debe tomarse con cautela”, opinó el activista Manuel Cuesta Morúa.

“No creo que lo que está diseñado en el papel tenga sustento en la realidad”, apuntó.

Enfatizó en que, en esa propuesta del gobierno, el sector privado, que ha demostrado mayor productividad en Cuba en los últimos años, es el más golpeado.

La dictadura habla de subir los precios y los salarios, pero en una economía que importa la mayor cantidad de mercancía para vender a los ciudadanos, es improbable que esta reforma ayude al aumento de la productividad, indicó.

Cuesta Morúa considera que con las medidas lo que puede pasar es “que se dispare la inflación en Cuba” y enfatizó en que no ve muchas posibilidades de que se invierta la pirámide porque “el dinero necesario para arrancar no existe”.

 

(Con información de Radio Televisión Martí)