Cubano lleva un mes preso y acusado de “desacato” por pedir fin del castrismo
Familiares del opositor Manuel Santana Vega denunciaron su detención arbitraria, por motivos políticos, y piden a los cubanos y la comunidad internacional que ayuden a difundir el caso
Manuel Santana Vega
 

Reproduce este artículo

Familiares del opositor Manuel Santana Vega denunciaron su detención arbitraria, por motivos políticos, y piden a los cubanos y la comunidad internacional que ayuden a difundir el caso.

La madre del joven y una de sus hermanas explicó detalles en una directa transmitida por el Facebook de ADN Cuba, gracias a que el colaborador Esteban Rodríguez se trasladó hasta el lugar de los hechos, en la apartada localidad de Santiago de las Vegas, en La Habana.

El 6 de septiembre Santana reclamó en su barrio, a viva voz y a nombre del Movimiento Opositores por una Nueva República (MONR), libertad para Cuba, respeto al derecho a expresarse (como refrenda la Constitución) y fin de la tiranía, entre otras exigencias al régimen. Además, pintó en la fachada de su casa un cartel explícito y muy temido por la dictadura: “¡Abajo los Castros!”

Pero la libertad de expresión en Cuba no existe. El gobierno la viola, aunque para defenderla te circunscribas a los límites de tu propia casa. Como se ve un video emitido por el joven opositor, mientras “Manolito” –como lo llaman familiares y vecinos– realizaba su protesta pacífica, ya era acosado frente a la puerta de su vivienda por dos oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria, en sendas motocicletas.

Según Tamara Vega, los agentes no le hicieron ningún requerimiento ni citación oficial, se limitaron a vigilar e informar a la Seguridad del Estado. Fue apenas una advertencia muda del pandemónium luego desatado sobre la familia.

En la noche, agentes del régimen pintaron toda la fachada de la precaria vivienda para tapar la consigna anticastrista, y a todo lo largo de la calle dejaron, en grandes letras, un mensaje claro ponderando al dictador Fidel y al Partido Comunista. Entonces quisieron llevárselo preso, pero lo impidió en la puerta su madre.

De todo esto hay evidencia en la directa de Esteban Rodríguez, quien además entrevistó a los familiares del disidente que ahora reclaman libertad para Manuel Santana Vega.

Lo peor llegaría el 7 de septiembre en la mañana. Familiares de la víctima aseguran que efectivos policiales vestidos de civil “entraron por la fuerza”, rompiendo la puerta y sin orden judicial, para arrestarlo.

La madre de cubano encarcelado por motivos políticos y defender su libertad de conciencia, explica que lo acusan de un supuesto “desacato”. Ese es uno de lo principales delitos utilizados por el régimen para apresar a los opositores.

Explica que luego del secuestro policial, lo llevaron a una unidad cerca de El Cotorro, donde estuvo incomunicado unos 15 días, y que hace una semana lo trasladaron hacia la prisión de Valle Grande. Refiere que allí está “en aislamiento en un centro penitenciario, por gusto [del régimen] porque él no cometió ningún delito, no le faltó en ningún momento el respeto a ningún oficial”, ni siquiera a uno de apellido Rangel, Jefe de Sector de la Policía.

El supuesto “desacato” habría sido en el momento en que él protestó, pero en el video no se observa intercambio entre él y los policías. Tamara Vega dice que primero, pretendieron achacarle “propagación de epidemia”, pero como el joven ni se quitó la mascarilla sanitaria mientras gritaba contra la dictadura, optaron por el otro delito.

Los familiares presentaron un recurso de Hábeas corpus, denunciando la ilegítima detención y las irregularidades del proceso, pero hasta ahora no han obtenido la liberación de Santana.

“Haré lo que tenga que hacer, para reclamar su libertad”, asegura la madre.

“Temo por él. Porque tengo entendido que ahí mismo [en la prisión] le buscan personas que les crean problemas, para complicarlo más, y tengo miedo que le pase algo a mi hijo allá adentro. Por eso le dije al segundo jefe de la prisión de Valle Grande, que no pusieran a mi hijo con los presos comunes, porque él no lo es, es preso político”.