Denuncian que cubano con respiración artificial murió por apagón

Jorge Raúl Ventura Martínez, residente en Santa Cruz del Sur, provincia de Camagüey, murió cuando un corte de electricidad interrumpió la respiración artificial que necesitaba
Jorge Raúl Ventura Martínez
 

Reproduce este artículo

Jorge Raúl Ventura Martínez, un cubano residente en el municipio Santa Cruz del Sur, de la provincia de Camagüey, murió cuando un corte de electricidad interrumpió la respiración artificial que necesitaba a causa de la COVID-19.

Según el testimonio de un familiar que circula en redes sociales, “Ventura Martínez, se encontraba reportado de grave en el hospital municipal Enrique Santiesteban Báez, de la localidad, conectado a un equipo de respiración artificial, cuando en la noche del pasado viernes 17 de septiembre, [como] consecuencia de un apagón eléctrico provocado por la empresa eléctrica nacional”, dejó de funcionar “el aparato que lo mantenía con vida”.

ADN Cuba contactó con una fuente local que confirmó el fallecimiento de Jorge Ventura. “El señor murió porque se fue la corriente y se quedó sin oxígeno”, dijo.

La fuente añadió que habría otros decesos por causas similares, entre ellos el de una persona que identifica como Jorge Amaya.

Por otra parte, Radio Televisión Martí también verificó la información con una residente de Santa Cruz del Sur que se identificó como Ida, cuyo domicilio está ubicado cerca del hospital municipal. La persona confirmó el deceso de Ventura y contó que cuando sucedió el apagón, la planta eléctrica del centro de salud estaba rota.

“Estaba entubado, estaba conectado, y quitaron la corriente y se murió”, afirmó la mujer a Radio Televisión Martí.

Según cifras oficiales del Ministerio de Salud Pública (Minsap), con el fallecimiento de 70 personas por la COVID-19 reportadas este jueves 23 de septiembre, Cuba registra 7048 muertes debido al coronavirus.

 

Crisis energética en Cuba

Desde el viernes 17 de septiembre aumentó la frecuencia de los apagones en Cuba. Ese día varias provincias del país quedaron a oscuras por un corte del fluido eléctrico derivado de una “oscilación” en las líneas de transmisión de 220 000 voltios, según reportó la empresa estatal Unión Eléctrica (UNE).

Dicha “anomalía de los parámetros habituales” provocó que salieran del sistema las termoeléctricas de Felton, Renté y los motores de Moa, explicó entonces el director general de la UNE, Jorge Armando Cepero.

El servicio eléctrico quedó totalmente interrumpido en las provincias de Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo, y de forma parcial en el resto del país.

El 19 de septiembre la UNE aseguró que había reparado la avería, pero los apagones diarios continúan hasta la fecha. “No estamos en una condición óptima. Las reservas del sistema para cubrir la demanda son bajas, por lo que puede haber averías en las redes locales”, señaló el domingo el director técnico de la UNE, Lázaro Guerra.

La termoeléctrica “Antonio Guiteras”, ubicada en Matanzas, volvió a salir de servicio en la madrugada del 21 de septiembre por dificultades en su turbina.

Este jueves 23 de septiembre, la UNE anunció que “se encuentran fuera de servicio por avería la CTE [Central Termoeléctrica] Otto Parellada, la unidad 7 de la CTE Máximo Gómez, la unidad 1 de la CTE Ernesto Guevara (en proceso de arranque), la unidad 2 de la CTE Lidio Ramón Pérez y la unidad 3 de la CTE Antonio Maceo”.

Durante esta semana usuarios han denunciado en redes sociales que los cortes de electricidad continúan y se extienden entre 6 y 12 horas. Cacerolazos en protesta se han reportado en Bayamo y Holguín, mientras que algunos padres han tenido que sacar a sus hijos a dormir en el exterior de las viviendas debido a que el incremento de apagones, sumado al caluroso clima, no permiten estar dentro de casa.