Cubana denuncia que en las tiendas rechazan tarjetas de "colaboradores" que cumplieron misión
Ha intentado usar de su tarjeta mediante el famoso POS y en varias tiendas le han dicho que no tienen conexión y que las tarjetas no están pasando.
Cubana denuncia que en las tiendas rechazan tarjetas de "colaboradores" que cumplieron misión
 

Reproduce este artículo

Una de las prebendas de que da el régimen a aquellos cubanos que lleva a trabajar a otros países, es la de entregarles un tarjeta magnética que dentro de Cuba cuenta con un 30% de descuento en las tiendas, algo que representa un considerable beneficio, dado los altos precios de los productos que comercializa el estado. El problema ahora es que en las tiendas no están aceptando el uso de esas tarjetas.

Este 23 de septiembre la columna Acuse de Recibo del oficialista periódico Juventud Rebelde hizo referencia a este asunto, al presentar el caso de Liliam Cedeño Meireles.

Vecina de calle Manuel Pedreira no. 2, entre Humberto Hechavarría y Figueredo, en Bayamo, provincia Granma, la mujer explica en su carta que allí donde vive, hace ya algún tiempo en muchos establecimientos comerciales no quieren aceptar la tarjeta magnética de los llamados colaboradores.

Refiere que cuando ha intentado hacer uso de su tarjeta mediante el famoso POS, en varias tiendas le han dicho que no tienen conexión y que las tarjetas no están pasando.

Precisa que "al exigir que la pasen he corroborado que sí está efectivo el sistema. Pero últimamente se ha hecho crítico el problema, pues ya ni siquiera aceptan pasar la tarjeta".

Añade que hace alrededor de dos semanas "estaban vendiendo queso en la tienda El Arte". Fue a pagar y le dijeron que "el código del queso no admitía el pago con tarjeta de colaboradores".

"Reclamé, pero de todas formas me dijeron que el sistema no lo aceptaba", explica.

El pasado 17 de septiembre quiso comprar pollo y aceite en las tiendas El Bodegón y La Época, de esa ciudad, y también le dijeron que las tarjetas magnéticas de los colaboradores no pasaban por el POS. Consciente de que estaba siendo víctima de una violación de sus derechos, Liliam exigió que se lo probaran. Y se percató de una sutileza a ojos vista: ni siquiera se marcaba la no aceptación en el display del POS.

"Creo que no pasó la tarjeta debidamente y por eso no la identificó. Después comprobé que a las personas que iban con tarjetas del Bandec, pero de pago de salarios a trabajadores, sí se las estaban pasando".

Liliam se pregunta "por qué es esa exclusión a una tarjeta que representa un derecho de las personas que cumplen una función trascendente como es la misión internacionalista". Y demanda "que los funcionarios de Cimex y Caribe expliquen por qué se está produciendo ese rechazo a las tarjetas de colaboradores".