Cuba suspende uso de test rápidos para detectar la COVID-19 por ineficientes

Los test rápidos llegaron procedentes de China y Francia. El 31 de marzo, el doctor Francisco Durán dijo que habían 100 000 de estas pruebas disponibles en el país
Test rápido de coronavirus
 

Reproduce este artículo

Debido a la ineficiencia de las pruebas rápidas de coronavirus, Cuba suspendió su utilización, informó la doctora Yanelis Calviño, jefa del Puesto de Dirección de Salud Pública en la provincia de Holguín, citada por el periódico provincial, Ahora.

“Debido a la ineficiencia de los resultados aportados por la aplicación de los conocidos test rápidos, en todo el país se decidió la suspensión de este control, por lo cual se ponderarán los criterios clínicos y epidemiológicos a la hora de identificar contactos y sospechosos, a partir de los positivos confirmados”, afirmó.

El 31 de marzo, durante la conferencia televisiva diaria, el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, explicó que Cuba disponía de 100 000 test rápidos para el diagnóstico del nuevo coronavirus, con el objetivo de ampliar la cobertura para el control de la enfermedad.

Mencionó que las pruebas, enviadas por China, se aplicarían a las personas en los centros de aislamiento y a quienes arribaran al territorio nacional desde el exterior. Las pruebas fueron donadas a Cuba por la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud. Una parte vino de China y otra de Francia.

Los llamados test rápidos detectan los anticuerpos que desarrollan las personas que han estado en contacto con la enfermedad como un mecanismo de defensa. Al ser mucho más económicos se les aplica a los pacientes sospechosos, y a quienes resulten positivos se les realiza el PCR.


Las autoridades sanitarias de Cuba reportaron este 25 de septiembre 40 nuevos casos y ningún fallecido, lo que eleva las cifras totales a 5350 diagnosticados desde que llegara la COVID-19 a la isla a mediados de marzo de este año.

La Habana es la provincia con mayor número de enfermos. Por esta razón, el primero de septiembre la ciudad entró en estado de sitio para reducir drásticamente la propagación del virus, una decisión que tomó el régimen a inicios de septiembre.

En el último mes, las provincias más afectadas con esta segunda ola del virus han sido La Habana y Ciego de Ávila. En el parte de hoy destacan La Habana, con 23 casos y Ciego de Ávila con 17.

El pasado 11 de marzo se confirmaron los primeros casos positivos de infección de coronavirus en Cuba, con tres turistas de visita en el país, según datos del Minsap. 

A finales de junio comenzó la reapertura de la isla por etapas: primero en provincias y luego en la capital, sin embargo, semanas después se vio un incremento de casos.