Cuba reporta que casi el 7,7% de los enfermos por Covid-19 pertenece al personal médico y sanitario

Trabajadores de la salud, entre médicos, enfermeras, técnicos y cinco estudiantes de medicina se han contagiado con COVID en Cuba
Médicos Cubanos
 

Reproduce este artículo

Por Katia Monteagudo*

El 7.7 por ciento de los enfermos por Covid-19 en Cuba pertenece al personal médico de la isla, según un reporte del Ministro de Salud Pública presentado el lunes a las autoridades sanitarias para enfrentar la pandemia en el territorio nacional. 

José Ángel Portal Miranda aseguró que 92 trabajadores de la salud, entre médicos, enfermeras, técnicos y cinco estudiantes de medicina, han sido contagiados con el virus desde que las autoridades confirmaron el primer caso de coronavirus el 11 de marzo pasado.

“Los trabajadores de la salud, cada día arriesgan su vida, ofrecen su esfuerzo y conocimiento, dejan sus familias, viven jornadas agotadoras, trabajan por regímenes de 15 días sin salir de los lugares y solo después disfrutan un descanso.”, dijo Portal Miranda. “Ante tanta entrega, no es mucho pedir que nos cuidemos y que seamos responsables”.

Entre el conteo de infectados, Portal Miranda dijo que se incluían a cinco colaboradores cubanos en Venezuela, pero no especificó si en el número total haya más médicos o personal de apoyo que trabajan en el extranjero.

Hace unos días, medios de prensa de Andorra informaron de un posible contagio de uno de los médicos cubanos enviados para apoyar al pequeño principado independiente, ubicado entre Francia y España. Sin embargo, resultó ser un falso positivo, según informó el ministro de Salud del gobierno de Andorra, Juan Martínez Benazet, tras dos pruebas posteriores que se realizaron al primer examen que resultó sospechoso.

"Jamás pensé enfrentar la enfermedad desde esta posición”, dijo Yanela Armenteros Suárez, de 29 años, a la radio local de Matanzas, considerada por el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) como el primer médico cubano contagiado por el virus. “Ello nos demuestra que nadie está a salvo del virus y nos demuestra también la necesidad de extremar al máximo todas las medidas sanitarias".

Armenteros Suárez aparentemente se contagió por atender a una turista croata recién llegada a Cuba desde Alemania, que fue a la Clínica Internacional de la provincia de Cienfuegos.

También dijo que se expuso al contagio durante su última guardia médica, el pasado 20 de marzo, cuando atendió a la sospechosa. 

A  la fecha, no se ha reportado ninguna muerte de algún médico o trabajador de la salud en Cuba, aunque un médico se encuentra en estado crítico estable, según Portal Miranda.

La tasa de contagios del personal de la salud, cerca del 7.7%, aún puede seguir escalando ya que el gobierno prevé que el pico de enfermos por el virus se alcance en la primera quincena de mayo. 

La tasa de contagios para los médicos es el resultado de calcular el número total de contagiados (1189), según las cifras oficiales, con los médicos cuyo dato fue suministrado por el gobierno.  

En España, reconocida por el Foro Económico Global a principios de este año por tener uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo, el 13,6% de los contagiados por el virus han sido doctores, enfermeras y auxiliares médicos.

Más de 5,400 profesionales de la salud españoles tuvieron que ser retirados de la atención a la pandemia. También en Italia los profesionales de la salud afectados están por encima de los 5,000 casos, cifra que representa más del 8% de los contagiados. Sin embargo, ambos países europeos llevan lidiando con el virus desde hace meses y en la región el contagio apenas está desarrollándose.  

Estas cifras no son concluyentes para ningún país ya que la batalla contra el virus aún no ha terminado en el mundo y apenas empieza en Latinoamérica y el Caribe. Allá, como acá, el personal de la salud está en la primera línea salvando vidas, pero exponiéndose.

El Ministro de Salud cubano dijo que el contagio del personal médico ocurrió fuera de los hospitales, por contactos con extranjeros o por casos de manejo de pacientes asintomáticos. Pero no dio cifras exactas. 

Eso explicaría las palabras del Viceprimer Ministro de Salud Pública, Roberto Morales Ojeda, que prácticamente culpó al personal médico en su intervención ante las autoridades  cuando dijo que “ante cada paciente hoy, el profesional de la salud lo primero que tiene que pensar es en la COVID-19 y después descartara,[1]  de lo contrario no se protegen y se enferman”. 

Sin embargo, el Ministerio de Salud Pública ha admitido que varios contagios del personal médico se han debido al incumplimiento de las normas de seguridad establecidas. 

Desde enero de este año emitió, la Organización Mundial de la Salud  (OMS) un protocolo para la “Prevención y control de infecciones durante la atención sanitaria de casos en los que se sospecha una infección por el nuevo coronavirus (nCoV)”, en el que orienta “la utilización racional, correcta y coherente de Equipos de Protección Personal”.

La OMS dice que los equipos de protección correctos  “también ayudan a reducir la propagación de agentes patógenos” y que “para que el uso de ese equipo sea eficaz es necesario que se suministren unidades de calidad de forma regular, que el personal esté bien formado en su uso, que se lleve a cabo una correcta higiene de manos y que el comportamiento de los profesionales sea especialmente cuidadoso”, entre otros aspectos.

Igual sugiere que “es importante velar por que los procedimientos de desinfección y limpieza del entorno se apliquen de manera correcta y sistemática. Un procedimiento eficaz y adecuado para evitar la propagación de la infección consiste en limpiar en profundidad las superficies del entorno con agua y detergente, y con los desinfectantes que se utilizan habitualmente en los hospitales (como la lejía). Los aparatos y equipos médicos, la ropa blanca, los utensilios de cocina y los desechos médicos deberán manipularse de conformidad con los procedimientos seguros rutinarios”.

También el seis de abril de este año, la OMS emitió el protocolo que dice que un equipo de protección “se compone de guantes; mascarilla médica (quirúrgica), gafas de protección, pantalla facial y bata médica. Además, para realizar determinados procedimientos se necesita utilizar una mascarilla autofiltrante (también denominada mascarilla de protección respiratoria o respirador, es decir, una mascarilla N95, FFP2, FFP3 o equivalentes) y un delantal”. 

Portal Miranda no se refirió a una posible falta de medios de protección para el personal médico bajo su resguardo. Sí lo hizo el Director nacional de Epidemiología, Francisco Durán, que dijo que “se tienen todos los recursos para proteger al personal de la Salud, además de que se están produciendo nacionalmente nasobucos (cubrebocas), gorros y sobrebatas”.

Durán es el vocero oficial del Ministerio en la actual emergencia sanitaria pero no ofreció evidencia al respecto.

A la fecha hay 1189 casos confirmados de Covid-19. De ellos, 40 murieron, 9 pacientes se encuentran en estado críticos, 7 graves, 790 estables y 341 recuperados.  

Portal Miranda dijo que en Cuba se presentaron 32 eventos de transmisión en 12 provincias, ubicados en 26 municipios, además de la Isla de la Juventud. 

Los territorios con mayor tasa de incidencia de casos positivos por 100 mil habitantes continúan siendo la Isla de la Juventud con 32; Villa Clara, con 175; La Habana, con 426; Ciego de Ávila, con 82; Sancti Spíritus, con 60; y Matanzas, con 76.

Hasta el martes permanecían ingresados en el país 10,492 pacientes cubanos para la atención y vigilancia epidemiológica, en hospitales y centros de aislamiento.

*Periodista Independiente