Cuba: Golpes y abuso sexual a manifestantes en estaciones de policía

El estudiante de Física, Leonardo Romero Negrín, ahora en reclusión domiciliaria, cuenta el calvario que sufrió en estaciones policiales tras ser detenido violentamente el 11 de julio
El estudiante de Física, Leonardo Romero Negrín, ahora en reclusión domiciliaria, cuenta el calvario que sufrió en estaciones policiales tras ser detenido violentamente el 11 de julio
 

Reproduce este artículo

El estudiante de Física de la Universidad de La Habana, Leonardo Romero Negrín, relató al sitio La Joven Cuba, las violaciones de derechos humanos de las que fue víctima mientras estuvo preso en estaciones policiales del 11 al 17 de julio.

Romero Negrín fue detenido violentamente el domingo anterior durante las manifestaciones populares, cuando intentó defender a un alumno que estaba siendo golpeado por cuatro civiles -presuntamente agentes de la Seguridad del Estado- en La Habana.

"Lo único que hice fue tirarme sobre él para que no lo golpearan más. Me cogieron varios oficiales, me hicieron una llave, me dieron golpes, pero no fue ahí donde me golpearon de verdad".

Fue trasladado primeramente a la estación policial de la calle Dragones, donde a su entrada lo redujeron al suelo y lo patearon entre cuatro personas.

"Me cubrí la cara con los antebrazos y siguieron dándome patadas, por eso tengo un antebrazo hinchado, un médico lo vio. También una costilla me duele, no llegó a fracturarse, pero me duele y eso el médico también lo vio. Después me llevaron para un patiecito. Un oficial fue con una tabla de madera blanca y una cámara en la otra mano, que era de un periodista estatal que estaba ahí y lo vio todo. No quiero involucrarlo, pero es un periodista de Alma Mater que vio exactamente todo lo que me hicieron. El oficial me dio varios tablazos por las piernas, todavía tengo las cicatrices. Cuando iba a salir de allí vino otro oficial, el 03912 de la estación de Dragones, y le dijo a dos personas que me aguantaran, me cogió con las dos manos por el pelo y me dijo: «¡Por mercenario!». Me dio un cabezazo por la nariz, casi me desmayé, y siguieron dándome golpes", añadió el joven cubano.

Luego fue conducido a la estación policial de Zanja y posteriormente a la prisión para menores del municipio Cotorro -conocida comúnmente como Ivanov-.

"Había gente que tenía un moretón en el ojo, la cara hinchada, otros con yeso, con dedos fracturados. A un viejito lo trajeron el viernes, lo fueron a buscar a su casa porque lo vieron en una cámara. Lo bajaron en Ivanov esposado y lo hicieron pasar por algo que se conoce como Somatón. ¿Qué es eso? Pues los bajan del camión y hay una hilera de militares a la izquierda y otra a la derecha, y tienen que pasar todos los reclusos por el medio de esas dos hileras para que les caigan a tonfazos.

También el estudiante de Física denunció agresiones sexuales. 

"Nos desnudaron a todos. Nos decían que nosotros éramos unos maricones, chupa p… y que nos iban a coger el c…. Nos tuvieron contra la pared durante dos horas, llevábamos cuarenta minutos desnudos esperando, venían por detrás y me halaban el pelo —lo tengo largo—, y me decían: «Chinita, con este pelito se puede hacer tremendo peluquín». Me tocaban las nalgas, a mí y a otros también".

El cubano fue liberado este 17 de abril en reclusión domiciliaria, a la espera de juicio por supuesto 'desorden público'.

El pasado 11 de julio, miles de cubanos salieron a las calles para expresar su descontento con el gobierno de Miguel Díaz-Canel. La protesta popular comenzó en el poblado San Antonio de los Baños, de la provincia Artemisa; y se extendió por decenas de ciudades.

Hasta el momento la organización Cubalex contabiliza más de 500 personas entre detenidos y desaparecidos.

Leonardo Romero Negrín también fue arrestado el pasado 30 de abril en la calle Obispo, La Habana, por manifestarse con un cartel que rezaba "Socialismo sí, represión no".

A raíz de ese hecho las autoridades del régimen abrieron un proceso penal en su contra.