Cuba: el acceso a internet debe ser prioridad de la comunidad internacional

Para el director de Human Rights Watch, José M. Vivanco, internet causó una "verdadera revolución" en Cuba, por lo que la comunidad internacional debe garantizarlo en la isla.
Cuba-Protestas
 

Reproduce este artículo

“La comunidad internacional debe, de forma prioritaria, monitorear y denunciar las restricciones abusivas al acceso a internet que impone el régimen cubano”, declaró el director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, este 2 de agosto.

 

"El internet ha causado una verdadera revolución en Cuba. La comunidad internacional debe, de forma prioritaria, monitorear y denunciar las restricciones abusivas al acceso a internet que impone el régimen", declaró Vivanco en Twitter.

Al respecto, Vivanco aseguró a la agencia de noticias AP la semana pasada que Internet causó una “verdadera revolución” en la isla, que permitió a la población organizarse, informarse y denunciar actos de represión. “Algo que habría sido imposible hace algunos años”, recalcó.

Sobre las sanciones que impone Estados Unidos al gobierno cubano, Vivanco dijo que su valor es “mayormente simbólico”, porque no es realista pensar que éstas por sí solas cambiarán la situación en Cuba.

Considera que la comunidad internacional debe unirse para detener las violaciones de derechos humanos en la isla, además de buscar una política que ponga fin al actual embargo, opinión que ya había formulado en una sesión del Congreso en julio, donde compareció como invitado, dedicada a la situación en Cuba.

En esa reunión, la activista cubana Rosa María Payá pidió a la administración Biden que diera internet libre vía satelital a los cubanos y que no desmontara la política de sanciones, entre ellas el embargo y las aprobadas por la administración Trump.

“Levantar las sanciones contra el régimen cubano es dar fondos a la policía y los militares, que oprimen al pueblo obedeciendo a los generales”, expresó Payá.

La administración de Joe Biden anunció en julio que estudiaba autorizar el envío de remesas a Cuba por vías que no beneficiaran al gobierno cubano y además trasladar más personal diplomático a su embajada en la isla.

Biden también dijo que consideraba la opción de asegurar acceso a internet por satélite con tal de que los ciudadanos denunciaran la represión, una medida que no se ha concretado hasta el momento.

Según expertos, el levantamiento popular del 11 de julio constituye la muestra de descontento más grande en la historia del régimen socialista de la isla.

Hasta el momento, la ONG Cubalex, que da asesoría legal a defensores de derechos humanos, ya suma en su listado más de 700 detenidos y desaparecidos durante las protestas.

El gobierno cubano solo ha reconocido la muerte de una persona, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en el municipio de Arroyo Naranjo, de quien la nota oficial no ofrece las causas del deceso.