En zonas roja de la pandemia: "peor que en el período especial"

Cubanos que residen en los territorios más afectados por el COVID-19 en la isla alertaron sobre el descontrol estatal, la falta de alimentos, el hacinamiento en los hospitales y el aumento de los contagios en las prisiones
Un barrio de La Habana cerrado por brote de coronavirus. REUTERS/Alexandre Meneghini
 

Reproduce este artículo

Cubanos que residen en los territorios más afectados por el COVID-19 en la isla alertaron este lunes (8 de marzo) sobre el descontrol estatal, la falta de alimentos, el hacinamiento en los hospitales y el aumento de los contagios en las prisiones.

Las autoridades de salud reportaron en esta jornada 873 nuevos casos de coronavirus en el país, para un total de 56,566 desde que comenzó la pandemia, y otros dos fallecidos, que ya suman 350.

Las provincias de Granma (94 casos), Santiago de Cuba (53), Holguín (39), Camagüey (41), Sancti Spíritus (27), Villa Clara (32), Mayabeque (67) y Pinar del Río (64), retroceden en el control de la pandemia, mientras que La Habana (362) continúa siendo el centro del rebrote.

En el municipio Centro Habana, en la capital, la falta de alimentos es crítica y ya colapso el hospital Freyre Andrade, reporta el sociólogo Ángel Marcelo Rodríguez Pita.

“El hospital emergencias está cerrado por la cantidad de casos internados con el virus, se observan desde la calle las camas, a través de las ventanas abiertas. Hay incluso señalizaciones, ya hay cintas de la policía alrededor del hospital y la parada ómnibus frente a la entrada del centro de salud ha sido corrida”, apuntó el sociólogo.

Las autoridades de la provincial de Sancti Spíritus demoraron mucho tiempo en cerrar las escuelas, algo que reclamaban los padres de los estudiantes, y esa es una de las razones del aumento de los casos, concluyó el periodista independiente Adriano Castañeda.

“La escuela preuniversitario Antolín García, ubicada en el sur de capital provincial, tiene un total de 400 estudiantes, con dos baños disponibles, uno de hembras y el otro para los varones, cuenta solamente dos tomas de agua para el lavado de las manos y no tienen jabón”, describió el comunicador.

Siguen cuesta arriba el número de contagios en la prisión provincia Kilo 8 en la ciudad de Camagüey, informó el activista Jiordan Marrero Huerta.

“Están siendo trasladados los reclusos infestados en delicado estado para el hospital provincial Amalia Simoni. Se confirmó que la entrada del virus a dicha prisión se debió a la guarnición, es decir por los militares”, destacó Marrero Huerta.

En el municipio de Nuevitas, en el territorio Agramontino, cerraron a partir de este lunes las escuelas., y no hay nada de comer, expresó Yeliney Lescaille Preval, madre de dos niños.

“Nosotros tenemos la panadería al frente de la casa, y hace tres días que no venden pan, que es elemental para darle algo de comer a los menores, porque a la bodega no llega nada”, relató Yeliney.

Niurka Carmona es enfermera en Santiago de Cuba, y nos dice que están encerrados, y se suma el desabastecimiento de medicamento básicos, tales como los analgésicos y antibióticos.

“Ya hace varios días designaron a la escuela Vitalio Acuña y otra en el poblado Ramón de Guaninao, como hospital de campaña, porque las instituciones de salud existentes en Santiago ya colapsaron”, dijo la enfermera.

Pinar del Rio, cerro hasta la entrada y salida del transporte en la provincia, lo que aumenta el faltante de alimentos disponible para la población, afirmó el activista José Rolando Cásares.

“Hay muchas quejas de las personas que están en la zona roja, sobre la falta de alimentos, que es precaria, básicamente no existe”, señaló el opositor.

Y en Cojímar, Habana del Este, allí a las personas vulnerables no les está llegando la ayuda prometida por el gobierno, señala la comunicadora independiente Iliana Hernández.

El gobierno se está cuidando muchos de los apagones, pero en relación a la alimentación, está peor que en el Período Especial”, afirmó la periodista.

 

*Texto publicado originalmente por Radio Televisión Martí.