"¡Están apretando!": venta de celulares en dólares causa indignación en Cuba

ETECSA también vende celulares en dólares y a precios exorbitantes
Etecsa también vende celulares en dólares y a precios exorbitantes
 

Reproduce este artículo

La venta de celulares en moneda libremente convertible (MLC) ha causado indignación en Cuba.

Como si fuera poco, los precios que escoge el monopolio estatal ETECSA para estos productos son simplemente exorbitantes para un cubano de a pie.

Este miércoles, el usuario de Facebook, Juan Carlos Acosta, publicó una imagen de la venta de un celular en una sucursal de ETECSA a la 'módica' cifra de 684 dólares.

"¿En cuántos años un cubano trabajando para el Estado se compra un celular así en ETECSA?", cuestionó Acosta en su post.

Para establecer la comparación, el salario mínimo de un nacional es de 2100 pesos cubanos al mes, unos 87 dólares.

Este cubano hizo el cálculo de que si una persona ahorra 1000 pesos cubanos al mes, un monto imposible de guardar en la Isla, podría comprarse ese celular en tres años y cinco meses.

También propuso un escenario más realista, ahorrando solo 250 pesos cubanos mensuales, y entonces podrían adquirir este aparato en 13 años.

"Digo como el Gato de Cuba: ¡ESTÁN APRETANDO!", concluyó.

La 'dolarización' solapada en Cuba

A nueve meses de implementado lo que que críticos del régimen llaman "apartheid económico", cada vez hay más tiendas MLC y menos en moneda nacional, además de que estas últimas sufren desabastecimiento.

La verdad es que dicha medida ha provocado el rechazo de un sector importante de la población, que ya no cree en promesas hechas desde la comodidad de la Mesa Redonda.

Así las cosas, esas "provisionales" tiendas en MLC están llenas de alimentos, pero ya sabemos que los niños cubanos de a pie lloran por no tener acceso a esas confituras.

Desde el 20 de julio de 2020 se abrieron en el país decenas de tiendas en divisas extranjeras, que ya en la actualidad superan el centenar.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, aseguró entonces que la venta de alimentos en CUP y CUC se mantendrá. Al mismo tiempo, se abre la venta de productos de “media y alta gama” en moneda libremente convertible (MLC), es decir, divisas. En efecto, entre ellos están artículos de limpieza y alimentos.

Según Gil, el objetivo era captar una "demanda solvente" en el país que puede comprar en dólares u otras MLC estas mercancías, obviamente, a altos precios.