Masacres mediante, castrismo truncó auténtica independencia y democracia de Angola

El activista angoleño Orlando Fonseca denunció la masacre contra decenas de miles de civiles por parte de militares cubanos en Angola, en 1977, y pidió justicia para las víctimas. Según considera, la intervención cubana truncó la democracia en su país
Orlando Fonseca, periodista y activista angoleño
 

Reproduce este artículo

Lo que la historiografía oficialista del régimen cubano y sus acólitos pretende hacer ver como un ejemplo cimero de solidaridad e internacionalismo, fue realmente una intervención militar que, masacres y crímenes mediante, truncó la auténtica independencia y democracia de Angola.

Así lo afirmó el periodista angoleño y activista por los derechos humanos Orlando Fonseca, quien compartió su testimonio sobre la presencia de tropas cubanas en su país desde 1975 con los participantes en la sesión conjunta de la Comisión Justicia Cuba y el Frente Hemisférico por la Libertad que este sábado sesionó en la ciudad de Miami, y que forma parte de los esfuerzos de la Asamblea de la Resistencia Cubana dentro del "Plan de Rescate de la República de Cuba".

Fonseca, actualmente residente en Estados Unidos, recordó la masacre perpetrada por efectivos cubanos contra angoleños progresistas el 27 de mayo de 1977, y por la cual este año el presidente del país subsahariano, João Lourenço, ofreció disculpas públicas en nombre del Estado a las víctimas.

Los manifestantes denunciaban la corrupción del gobierno de Agostinho Neto, aliado de los Castro, y reclamaban que hubiese un saneamiento de éste, recordó Fonseca.

Sin embargo, condenó, Castro y Neto masacraron a los manifestantes. “Camiones y soldados masacraron a decenas de miles de ciudadanos inocentes que se manifestaban, y en las cárceles también acabaron con opositores”.

“Tropas cubanas y tropas fieles a Neto iniciaron una cacería que inició por intelectuales y maestros que no apoyaran a Neto. Las cifras de asesinados oscilan entre los 30 mil muertos, de acuerdo con organizaciones como Amnistía Internacional, pero se sabe que hasta 100 mil o más pudieron ser las víctimas reales”, agregó Fonseca.

Según expuso, muchos fueron sepultados con vida en fosas comunes por toda Angola, lo que sin dudas consagra a los hechos de mayo de 1977 como “una de las peores masacres de la historia de Angola”.

“Tenía 16 años cuando aquello. Mi familia y yo huimos y nos escondimos. Escapamos de la cacería humana”, recordó el activista.

“Nadie se atrevía a mencionar los hechos porque podía ser arrestado o víctima de cualquier cosa. Se hizo silencio de la masacre”, añadió, al tiempo que puso nombres a los responsables directos de lo acontecido.

Entre estos están altos militares cubanos como el general Rafael Moracén Limonta, por entonces jefe de la unidad que dirigió la embestida contra los manifestantes y opositores a Neto, pero la cadena de responsabilidad criminal, dijo Fonseca, llega a otros oficiales que cumplían órdenes, así como a Raúl Castro, jefe del Ejército, y Fidel Castro, que junto a Neto tomó la decisión de la masacre.

Disculpas insuficientes

Fonseca celebró el reconocimiento de la masacre y las disculpas del actual presidente de su país, pero afirmó que no son suficientes y “están llenas de cinismo”, además de que no han sido secundadas por autoridades del régimen cubano.

“(Lourenço) debió reconstruir una comisión de la verdad y de reconciliación nacional, como hizo Nelson Mandela en Sudáfrica. Sólo pidió disculpas y su gobierno sigue al de otros dictadores”, sentenció.

Según denunció, el actual gobierno de Angola limita la libertad de expresión y de prensa para mermar las posibilidades de sus opositores en las próximas elecciones, en 2022.

En cuanto a Cuba, Fonseca dirigió expresamente una pregunta a la justicia del país: ¿asumirán responsabilidad los responsables cubanos por tantos asesinatos cometidos en la masacre de 1977?

“Angola perdió su genuina independencia y democracia por culpa de la intervención cubana, que dejó ese saldo temible de víctimas, para las que esperamos haya justicia”, concluyó.

Además de Fonseca, en la sesión conjunta de este sábado participaron legisladores y líderes de varios países latinoamericanos para analizar y tomar acción ante los crímenes de lesa humanidad del régimen comunista de Cuba, así como el avance del totalitarismo en la región.

Se escucharon testimonios de expertos y testigos sobre las violaciones de derechos humanos perpetradas por el régimen de La Habana, así también como por el de Daniel Ortega en Nicaragua, donde la oposición está siendo acosada y reprimida.