"En Cuba los veteranos de guerra no recibimos ninguna ayuda"

El veterano de Angola, Manuel Suárez Ramos, se siente abandonado por el régimen ya que no recibe ningún tipo de ayuda
 

Reproduce este artículo

Manuel Suárez Ramos, de 58 años, participó en la misión internacionalista de Cuba en Angola. S desempeñó como soldado por las Fuerzas Armadas Revolucionarios (FAR) y prestó 26 meses de servicio como guardia de vigilancia.

"Las condiciones de vida allí fueron muy malas porque durante 18 meses tuvimos que dormir en casas de campaña y luego bajo tierra", cuenta de la guerra en África. 

Además, lamenta que "nunca he recibido ningún tipo de ayuda. Fue una misión que se cumplió y hasta ahí. No tenemos vivienda, no nos dan ningún tipo de condiciones; no nos han dado nada de nada".

Luego de brindarse voluntariamente para contribuir con la idea de colaborar con un 'país amigo', una vez que cumplió la encomienda se enfrenta a la cruel realidad de que su esfuerzo fue en vano.

El régimen no le brindó ningún mérito ni ayuda, a pesar de sus grandes necesidades económicas, secuelas sicológicas por los traumas de guerra y su petición de atención ante el Estado fue totalmente ignorada. 

Suárez Ramos se ha presentado varias veces a la Asociación de Combatientes de la Revolución (ACRC) y no le han dado ninguna asistencia, por lo que se siente abandonado.

Alega que el presidente designado, Miguel Díaz-Canel, en vez de traer beneficios al pueblo, ha fomentado una peor situación para las personas de a pie que viven en la Isla

Para subsistir económicamente, Manuel trabaja con un carretón transportando algunos productos de la tierra, y tiene que pagar impuestos.

Víctor Dreke, fundador de la ACRC, reconoció a Cubadebate en 2017 que la organización "trabaja junto con el ministerio de Trabajo y Seguridad Social para ver qué problemas tienen los combatientes, acompañarlos y mejorar su calidad de vida", aunque los criterios de combatientes no comulgan con esa afirmación.

Según datos oficiales, 337,033 militares y unos 50,000 colaboradores civiles cubanos fueron a Angola en 16 años.