Castrismo podría tomar medidas represivas contra la Iglesia Católica

Dos declaraciones de la Iglesia Católica a finales de año, provocaron que el castrismo encolerizara. Sacerdotes y laicos dijeron lo evidente: que en Cuba no hay libertades, que la gente tiene miedo y que aspiran a vivir dignamente.
Cardenal-Juan de Dios
 

Reproduce este artículo

El Partido Demócrata Cristiano de Cuba en el Exilio advirtió que el régimen cubano podría tomar medidas represivas contra la Iglesia Católica y sus feligreses similares a las que usó en la década del 60.

Héctor Caraballo, vicepresidente de la organización, dijo a Radio Televisión Martí que las acciones comenzaron luego de que el episcopado cubano emitiera, en diciembre pasado, el Mensaje de Navidad de los Obispos titulado “Miren, les doy una buena noticia, una gran alegría para todo el pueblo”.

Seguidamente se emitió la carta titulada “He visto la aflicción de mi pueblo” la cual fue difundida en las redes sociales a finales del pasado mes de enero y se convirtió en otra de las acciones que influyeron en la actitud del gobierno.

Según Caraballo, la misiva está firmada por varios sacerdotes, consagrados y laicos, la gran mayoría católicos y residentes en la isla, que hacen un análisis del colapso económico, social y político del modelo socialista cubano.

“También exhorta al pueblo cubano a perder el miedo y expresarse con libertad ante la grave crisis que atraviesa el país”, agregó.

A partir de ese momento, señaló Caraballo, el gobierno desató una campaña de ataques mediáticos y desinformación para destruir moral y políticamente a todos los que opinaron.

La forma de actuar del gobierno “no es nueva”, puesto que usó las acostumbradas acusaciones de que los que opinan “son contrarrevolucionarios al servicio del imperialismo yanqui”.

Lo ocurrido es la evidencia de que ​el gobierno es capaz de volver a usar los métodos de 1960, “cuando destruyó a toda la iglesia católica, sacó del país a centenares de sacerdotes y desató la persecución contra laicos y creyentes”, recordó Caraballo.

El Partido Demócrata Cristiano​ defendió en el comunicado que, ambos documentos publicados en la isla, los firmantes ejercieron su libertad de conciencia y expresión, y los Obispos cumplieron su misión pastoral de orientar a sus feligreses.

Los textos recuerdan que el derecho de los ciudadanos a expresarse libremente está protegido por el Artículo 54 de la nueva Constitución cubana, promulgada en 2019.

El gobierno cubano viola su propio texto constitucional difamando a través de sus medios oficiales de prensa, al negarles posibilidad alguna de réplica o defensa. En opinión de Caraballo, esa es “una vieja práctica del régimen cubano” que, además de inconstitucional, viola numerosos tratados internacionales en materia de derechos humanos y libertades democráticas.