Castrismo inaugura hotel cinco estrellas en Holguín mientras el pueblo busca qué comer
Lujo para los extranjeros, miseria para los cubanos. El futuro de Cuba ya está aquí y no es muy distinto al del resto de América Latina: mientras unos viven como ricos, otros deben soportar una vida de privaciones. Y sin libertad.
La desigualdad crece en Cuba
 

Reproduce este artículo

Mientras la comida y el aseo cada vez se hacen más caros y más escasos en Cuba, el castrismo destina millones a levantar hoteles de lujo, como confirmó este 4 de diciembre un artículo publicado por el diario oficialista Granma.

Se trata del hotel Almirante, primer cinco estrellas de playa que operará en el oriente cubano el Grupo Cubanacán, específicamente en el polo turístico de Guadalavaca, ubicado en la provincia Holguín.

Según Granma, la inauguración de estas nuevas instalaciones “deja por sentado que las inversiones en sector turístico no se detienen”.

“Creado para que combine su estilo moderno con los atributos geográficos de la localidad, este conjunto de 514 habitaciones se acerca a su entrada en operaciones, momento a partir del cual podría convertirse en una especie de nave insigne para las instalaciones hoteleras del Polo Turístico de Guardalavaca”, agregó Granma.

El hotel incluye once habitaciones de estándar superior y cuatro suites en el edificio principal, así como una Planta Real con piscina, restaurante y servicio de mayordomo, para clientes con mayor solvencia.

Tiene, además, un bufet principal con 540 plazas y en cinco restaurantes especializados a la carta, razón por la que los comensales pueden escoger diferentes comidas, entre ellas la italiana, japonesa y marinera.

Entre sus atractivos destacan “un Bar-Mirador ubicado en la cuarta planta, el salón de belleza, el spa con cuatro cabinas de masajes, alberca, jacuzzi con aguas termales apropiadas para tratamientos y un club infantil que en sus proximidades posee un parque acuático en forma de barco pirata con toboganes y otros artilugios de diversión sana”, agrega el medio.

Las imágenes difundidas por los medios oficiales muestran que el gobierno cubano no escatimó en gastos, pues las maderas utilizadas son de primera calidad y se importó tecnología de punta para las instalaciones eléctricas y el alumbrado del centro turístico.

Mientras tanto, el cubano “de a pie” debe lidiar con la inflación galopante que ya comienza a lastrar su poder adquisitivo este mes de enero, luego de que comenzará el ordenamiento monetario que dejará sólo una moneda circulando en la isla, el peso cubano, y el dólar como referente de cambio.

Trámites burocráticos, transporte público, alimentos, entre otros bienes y servicios que constituyen el día a día de los ciudadanos comenzaron a inflar precios, mientras el anunciado aumento de salarios y pensiones no bastará para cubrir esos aumentos.

Este 4 de diciembre el doctor Alexander Pupo criticó en redes la subida en los precios de los medicamentos, que dejará sin poder comprarlos a los cubanos de menos posibilidades económicas.

“Con el fin de las ‘gratuidades costosas’ y el aumento del precio de los medicamentos espero que a nadie se le vuelva a ocurrir decir ‘salud gratuita’, pues a pesar de que la atención médica sea gratis no creo que haya algún tipo de gratuidad en la descomunal y abusiva tarifa de los medicamentos en farmacias”, aseguró en Facebook.