Oscar Casanella: colapso económico puede provocar gran protesta contra la dictadura

Para el científico y activista, la tarifa eléctrica y otros desmanes del régimen contra los ciudadanos agudizarán el colapso económico y podrán derivar en una protesta de enormes proporciones
El activista mostró su disgusto con la tarifa eléctrica
 

Reproduce este artículo

El científico y activista cubano Oscar Casanella anticipa que el colapso económico del pueblo cubano puede provocar en el futuro cercano una gran protesta nacional contra la dictadura, aunque aún muchos, sobre todo acólitos del régimen, así no lo crean.

Para fundamentar su argumento, Casanella, detenido en numerosas ocasiones por la Seguridad del Estado, ejemplificó con el malestar que provoca en su familia y muchas otras la tarifa de la energía eléctrica, la cual calificó de “abusiva”.

“Cualquier día me van a intentar cortar ‘la luz’ y no lo voy a permitir”, escribió en un post en Facebook, donde mostró el recibo del servicio de la casa de su madre, en la que está viviendo temporalmente.

Éste consigna el cobro de 2 129 pesos cubanos (poco más de 85 dólares al cambio oficial) por la electricidad del mes de marzo, un mes que, subrayó el activista, “no muestra las temperaturas más elevadas del año”.

“Mi familia está encendiendo un aire acondicionado (split) por las noches para poder dormir, pues el techo, a una altura de 2,5 metros, se calienta directo al sol durante todo el día e irradia mucho calor hacia el interior. 

Estamos ahorrando al máximo, dejando de usar equipos electrodomésticos, tratando de cocinar más con gas y lo mínimo con ollas eléctricas, pero la factura no baja”, expuso Casanella.

“No sé cómo voy a reaccionar el día en que no me alcance el dinero para pagar esta injusta y abusiva tarifa y me quieran cortar el suministro eléctrico”, agregó.

En su opinión, el impago de la electricidad y los eventuales cortes podrían generar mayor malestar social. El Estado cubano, consideró, debería cobrar menos y retribuir más a ciudadanos que, como él, le han servido por años.

En ese sentido, subrayó que trabajó 10 años gratuitamente en la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana, impartiendo clases de inmunología con un mínimo de ocho horas clases por semana. 

“Gastaba dinero imprimiendo preguntas escritas, pruebas etc.”, recordó, al tiempo que destacó que también trabajó 12 años como investigador en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología, con un salario de 430 pesos cubanos (aproximadamente 17 dólares).

“Creo que el estado está en deuda conmigo. Creo que el estado me debe mucho. Se acerca el día en el que no me alcanzará el dinero para pagar esta exagerada tarifa. Debemos empezar a exigirle a la dictadura cubana que nos pague por todo lo que nos ha robado durante décadas, dándonos unos salarios miserables”, condenó Casanella.

Según analizó, si lo que demanda no sucede y perviven la crisis y los abusos, se configurará un colapso económico aún más profundo que el actual, que podrá derivar en “una gran protesta nacional contra la dictadura”.

Arresto arbitrario

En la tarde de este viernes Oscar Casanella fue arrestado arbitrariamente. El defensor de los derechos humanos en la isla castrista denunció a través de una transmisión por Facebook que, cuando se encontraba en la intersección de las calles Zapata y Paseo, un policía detuvo el carro donde se encontraba junto a su familia y le pidió sus documentos y los del vehículo.

Casanella advirtió que desde que salió de su residencia los perseguía un agente de la policía política en una moto. “Un agente de la Seguridad del Estado que vigilaba la casa de Oscar Casanella les advirtió que no podía salir cuando éste, con su esposa y su hijo, se dirigía a casa de sus suegros (…) Al llegar a Zapata y Paseo una patrulla de tránsito los detuvo para pedirle los documentos, por órdenes del agente de la Seguridad”, detalló el periodista y académico José Raúl Gallego en su perfil de Facebook.

Gallego precisó que “en el último mensaje enviado por Oscar y Eleanne (su esposa) denunciaban que la policía los estaba obligando a que acompañaran al agente de la Seguridad hasta la estación policial de Zapata y C.