Hornos sobre ruedas: ómnibus belgas serán reformados para adaptarse al clima caribeño

Algunos vehículos, recibidos como donación a finales de junio, no tienen aire acondicionado y están completamente cerrados.
Ómnibus belgas recibidos en La Habana
 

Reproduce este artículo

Los ómnibus belgas recibidos a fines de junio por Cuba en concepto de donación están siendo reformados debido a las altas temperaturas que generan en su interior, informó este 5 de julio la Empresa Provincial de Transporte de La Habana.

El aire acondicionado que disponen no soporta las altas temperaturas del país. Se está trabajando a partir del acople de ventanillas de los ómnibus” destinados al desarme, informó la entidad en redes sociales.

Se pretende cambiar 3 ventanas a los carros rígidos y a los articulados 5; además del sistema de ventilación actual. Ante la situación actual que presenta el transporte, se decidió poner en explotación estos ómnibus y al unísono trabajar en su adaptación al clima cubano, agrega la nota de la empresa.

Reinaldo Gómez, un habanero que este martes utilizó los flamantes carros belgas, dijo en redes sociales que había sido “el peor día de su vida”. “No se lo recomiendo a nadie. Fatal, el calor te mata”.

En los próximos días se incorporarán más equipos al servicio de transportación de pasajeros, hasta llegar a 16 en explotación: nueve en la línea P12 y siete en la P16.

La víspera comenzaron a utilizarse cinco ómnibus articulados por la ruta P12 y otros cinco ómnibus rígidos por la ruta P16.

Los ómnibus no son nuevos: fueron fabricados en el año 2007. Llevan 14 años de explotación, solo que bien conservados y con un alto nivel tecnológico. Han presentado averías técnicas que, con la colaboración de los órganos de reparación de la provincia, se trabaja en solucionar.

Los carros arribaron al puerto de La Habana provenientes de Bruselas el 24 de junio. Se espera que, una vez en funcionamiento, muevan a unos 32 000 pasajeros diarios.

El director de planeamiento de la Dirección General de Transporte en La Habana, Lauger Medina, explicó a Prensa Latina que la capital tiene paralizado el 50% de su parque de ómnibus debido a la imposibilidad de adquirir partes y piezas.

Al mejoramiento de esa situación contribuyeron los 80 autobuses donados por Japón en enero de este año y ahora la donación proveniente de Bélgica, como expresión de apoyo y solidaridad hacia Cuba.