Díaz-Canel: en Cuba se batalla por “felicidad para todos”

El presidente designado Miguel Díaz-Canel Bermúdez, festejó el Día Internacional de la Felicidad utilizando un lenguaje de confrontación
Migue Díaz Canel y cola vigilada por policías. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

El presidente designado por el general Raúl Castro para administrar su régimen, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, festejó este sábado el Día Internacional de la Felicidad utilizando un lenguaje de confrontación.

“El mundo celebra hoy el Día Internacional De La Felicidad, aspiración legítima de los individuos y de los pueblos”, expresó el mandatario.

Sin embargo, pronto terció hacia la narrativa oficialista, que busca fundir al Partido Comunista con la nación, y a sus críticos convertirlos en los enemigos del pueblo.

“Cuba batalla por hacerla posible [la felicidad], no para uno sino para todos y enfrentará siempre lo que se oponga al bien de la mayoría”, añadió Díaz-Canel.

Curiosamente, en su tuit incluyó una serie de etiquetas habituales en las campañas castristas –#SomosCuba, #CubaViva…– con una novedad: #PatriaYVidaEsFelicidad, apropiándose del título de una canción contestataria que ha costado mucha represión durante el último mes a quienes la escuchan o escriben parte de su letra.


Mítines de odio, detenciones y arrestos arbitrarios, son las peores respuestas del gobierno cubano al éxito de la canción contestataria “Patria y Vida”, que en la voz de Yotuel, Descemer, Gente de Zona, Osorbo y El Funky, lleva a millones la denuncia contra el régimen castrista. El oficialismo se concentra en responder a los artistas, mientras continúa la precaria situación de los cubanos en la isla, sin alimentos ni medicamentos.

Las respuestas al tuit del presidente formal de la dictadura no se hicieron esperar. Muchos cubanos le hicieron notar a Díaz-Canel y algunos usuarios que respaldaron su pronunciamiento, que poca felicidad hay en la isla entre la miseria, la represión y la falta de libertades.

Quien se identifica en esa red social como Embembo, le señaló con fuerte lenguaje al sucesor castrista: “Ya lo dijiste [felicidad] el mundo no Cuba. Felices están los put… (…) de boinas negras que por $100 dólares (…) salen a deprimirte y a poner multas”.

“Solo un admirador del Marqués de Sade puede ser feliz en Cuba”, expresó el usuario que se presenta como Guillermo.

Por su parte Eli Abd respondió al presiente compartiendo una obra del artista Raychel Carrión, sobre la represión, y escribiendo: “Felicidades es lo menos que existe en este país, ya que nos golpean y nos reprimen [por] que pensemos diferente, inclusive a padres de hijos (…) los golpean y no les interesa #patriayvida #Yaseacabo”.


Gabriel Omar, aseguró que “Felices sí seremos cuando hayan dejado Cuba... entonces si habrá desarrollo y progreso”.

A un partidario del castrismo, que comenzó a justificar la dictadura con supuestos logros sociales, Izmara le ripostó: “Te respondiera, pero como tengo tanta hambre porque no tengo café ni leche para desayunar, pero bueno somos continuidad del hambre. Te recomiendo que le preguntes a tus alumnos si les pasa lo mismo que a mí y sabrás si son felices”.

Quizá el mejor desmontaje de la propaganda de Díaz-Canel a propósito de la celebración internacional, lo hizo Dennys Pérez: “La felicidad no es algo que el gobierno proporciona, sino lo que el individuo debe buscar por sí mismo. Lo que el gobierno debe hacer es crear las oportunidades para que los ciudadanos puedan alcanzarla. Trabajos dignos con salarios dignos, la oportunidad de prosperar y crecer”.

Pero esos razonamientos, como es cada vez más evidentes, no caben en la cabeza de la nomenclatura del Partido Comunista.