Camagüey se unirá a Marcha Cívica por el Cambio del 15N

El padre católico Alberto Reyes dijo a ADN Cuba que manifestarse “es un derecho y los derechos simplemente se reclaman y no se mendigan”
Vista de Camagüey. Foto: Marika Bortolami/ elDiario.es
 

Reproduce este artículo

Ciudadanos de Camagüey notificaron este martes 12 de octubre a las autoridades locales que se unirán a la convocatoria de una Marcha Pacífica por el Cambio, prevista para el 15 de noviembre en varias localidades de Cuba y declarada “ilegítima” por el régimen.

No importa que nieguen la marcha: lo importante es sobreponerse a los temores bien fundados que cualquier gesto cívico da en Cuba, y hacer. El camino de la libertad de esta isla no se va a interrumpir, no importa lo difícil que sea, mientras haya cubanos dispuestos a andarlo”, dijo en un post público de Facebook el periodista independiente Henry Constantín.

En La Hora de Cuba, Constantín reportó que la entrega del documento se efectuó a las 10 de la mañana en la oficina de Atención a la Población, perteneciente a la intendencia del municipio Camagüey.

“Entre los firmantes están la actriz y periodista de La Hora de Cuba, Iris Mariño (…), el sacerdote católico Alberto Reyes y el activista Ediyersi Santana. La funcionaria Martha Peláez recibió la carta, la leyó detenidamente -abriendo los ojos con asombro de vez en cuando- y después de tomar los datos de contacto de Iris, terminó la entrega diciendo afectuosamente 'cuídense mucho, mis ángeles'”, informó el reportero.

El padre Alberto Reyes dijo a ADN Cuba que manifestarse “es un derecho y los derechos simplemente se reclaman y no se mendigan”. Añadió que “esto se hizo siguiendo lo que dicta la Constitución, entonces el gobierno no tiene derecho a ir contra la Constitución sin ninguna razón”.


En Nuevitas, municipio de la provincia Camagüey, otro grupo expresó su decisión de manifestarse. El gobierno local rechazó la propuesta de los ciudadanos y afirmó sin pruebas que “dichas marchas cuentan con el apoyo expreso de connotados elementos contrarrevolucionarios radicados en Miami, EEUU, y connotados operadores políticos norteamericanos”.

El periodista y académico José Raúl Gallego, desde el exilio dijo que “Camagüey también sale: con permiso o sin permiso. Los derechos no se condicionan políticamente y ese gobierno solo ratifica su ilegitimidad al declarar 'Ilegítimo' el ejercicio de derechos básicos”.

La iniciativa de una Marcha Cívica por el Cambio surgió en el grupo Archipiélago, fundado por el dramaturgo y actor Yunior García tras la represión de las protestas antigubernamentales del 11 y 12 de julio último. En varias ciudades decenas de ciudadanos notificaron formalmente su propósito de marchar “contra la violencia”, por la “liberación de los presos políticos” y a favor de los derechos humanos en Cuba.

Este martes, dirigentes municipales y provinciales del régimen se reunieron con representantes de Archipiélago para rechazar la manifestación que califican como “desestabilizadora”.

“Lo primero que les tuvimos que explicar es que no reconocemos esa marcha como lícita, porque lacera los derechos personales”, afirmó tras el encuentro el Intendente del Consejo de la Administración de La Habana Vieja, Alexis Acosta Silva, al portal Cubadebate.

En un video el reportero y vocero oficialista Oscar Figueredo Reinaldo aseguró que la marcha “es convocada por la derecha de nuestro país y sobre todo busca desestabilizar el orden político en Cuba”.

El grupo Archipiélago respondió en un comunicado que a pesar de la negativa saldrán a las calles: “El 15 de noviembre nuestra decisión personal será marchar cívica y pacíficamente por nuestros derechos. Frente al autoritarismo responderemos con civismo y más civismo”, asegura el texto divulgado en Facebook.

“La respuesta del régimen demuestra una vez más que no existe en Cuba el Estado de Derecho —agrega el grupo contestatario—, que no están dispuestos a respetar ni siquiera su propia constitución y que violan los Derechos Humanos de los cubanos (…) [,] ha dejado en ridículo al propio presidente del Tribunal Supremo quien dijo que Cuba respetaría el derecho a la manifestación”.

Los promotores de la manifestación fundamentaron su convocatoria con el artículo 56 de la Constitución aprobada en el 2019: “Los derechos de reunión, manifestación y asociación, con fines lícitos y pacíficos, se reconocen por el Estado siempre que se ejerzan con respeto al orden público y el acatamiento a las preceptivas establecidas en la ley”.

Además de Camagüey, grupos de ciudadanos expresaron su intención de participar en marcha pacíficas en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades.

 

Portada: Vista de Camagüey. Foto: Marika Bortolami/ elDiario.es