Camagüey espera Noche Buena con su principal mercado vacío
La ineficiente gestión del régimen ha provocado que, luego de más de 60 años de castrismo, en vísperas de la Noche Buena y Navidad, uno de los principales mercados de alimentos en la capital agromontina, solo ofrezca imágenes desoladoras
Camagüey recibe Noche Buena con su principal mercado vacío
 

Reproduce este artículo

La central provincia cubana de Camagüey es una claro ejemplo del fracaso del castrismo. En el pasado siglo, por su desarrollo agropecuario este territorio llegó a ubicarse en cuarto lugar mundial en el número de cabezas de ganado por habitantes, según describe un artículo de ABC.

En la otrora villa ganadera “los propietarios sobrepasaban los 140,000 y ocupaban más de 300,000 caballerías de tierra, una actividad que empleaba a más del 30% de la fuerza laboral del país a mitad del siglo pasado”.

La ineficiente gestión del régimen ha provocado que, luego de más de 60 años de castrismo, y cerca de llegar la Noche Buena y Navidad, en uno de los principales mercados de alimentos en la capital agromontina las imágenes sean desoladoras.

La escasez, el desabastecimiento, la miseria… -sinónimos del “socialismo cubano”-; priman en esta tierra donde “en 1956 el censo vacuno se estimaba en 6,6 millones y el sacrificio se calculaba en cerca del medio millón de animales lo que equivalía a un consumo per cápita de 114 libras anuales de esta carne”.

Los Castros sepultaron la prosperidad en la isla y ahora el presidente designado Miguel Díaz-Canel, heredero del totalitarismo, la represión e inoperancia, se encarga de subrayar el desolador panorama para la mayoría de los residentes en el país.

“Estas imágenes son del Mercado de la ciudad de Camagüey. Solo dejo las imágenes y no digo más porque no garantizo que pueda escribir como un sacerdote”, denunció en su perfil en Facebook Fernando Gálvez.

La publicación ha desatado disímiles reacciones y comentarios. Raquel Hernández señaló: “Que triste... así las vi yo el pasado jueves”.

“(…) el día que dejen al pueblo producir y paren de culpar al imperio no faltará nada en ningún mercado”, acotó Juan Santos.

“Continuidad de la miseria, que triste, en una provincia tan rica, cuando llegó el ladrón y expropió todo”, condenó Damara Ugalde.

Por su parte, María Ballesteros, ironizó sobre las habituales justificaciones del régimen: “No hay boniato ni yuca ni maíz por culpa del bloqueo.... los taínos vivían de eso pero...”

“Que vacío existencial y real”, lamentó Rodolfo Romero. En tanto, el periodista y académico José Raúl Gallego publicó en su página de Facebook, junto a las imágenes compartidas por Fernando Gálvez:

"Camagüey, la provincia con más extensión territorial del país, con enormes áreas cultivables que están repletas de marabú. Así se encuentra el principal mercado de la ciudad que, en tiempos de 'abundancia', su oferta es más deprimida y deprimente que cualquier tianguis de esquina en México. 60 años de un modelo fallido que culpa al embargo/bloqueo de que no haya plátanos ni boniatos”.

Imágenes del Mercado de la ciudad de Camagüey. Facebook/ Fernando Gálvez.


El dictador Fidel Castro en el discurso inaugural por el 26 de julio de 1989 expresó: “Les puedo asegurar camagüeyanos, que aquí en los alrededores de esta ciudad se está construyendo el más grande centro lechero del mundo”. En la actualidad, la producción apenas se cumple.

Lo único que se sobrecumplió constantemente con Fidel, fue la cuota de discursos. Como señala el escritor cubano Ramón Fernández Larrea: “(…) el Comandante en Jefe, que no paraba de hablar, porque era la mejor o la única manera de seguir mareando al pueblo”.

Camagüey es hoy una imagen del fracaso económico que durante años la dictadura achacó al embargo comercial impuesto por Estados Unidos, pero... ¿puede el embargo generar tal desinterés y abandono?, concluyó ABC en su texto.