Aumento de tarifa eléctrica ha provocado protestas en estos países

El aumento de las tarifas eléctricas de manera inconsulta por parte de gobierno o empresas, como sucede ahora mismo en Cuba, siempre ha sido motivo para protestas populares
Factura eléctrica en Cuba. Foto: Cubadebate
 

Reproduce este artículo

El aumento de las tarifas eléctricas de manera inconsulta por parte del gobierno o empresas, como sucede ahora mismo en Cuba, siempre ha sido motivo para protestas populares, pues los ciudadanos se ven afectados directamente en la economía doméstica.

En octubre del 2012, hubo una manifestación masiva en Totonicapán (Guatemala), por un alza en la tarifa del servicio eléctrico, que terminó reprimida violentamente, con saldo de muertos y heridos.

Paraguay vivió movilizaciones en marzo del 2017 contra el ‘tarifazo’ eléctrico. En Panamá, al año siguiente (en julio), ciudadanos protestaron en las inmediaciones de la sede de la empresa Etesa, contra un anunciado aumento de la tarifa eléctrica, y también en la Universidad de Panamá, todos contra una medida es considerada “inconsulta e injusta”.

En Buenos Aires, capital argentina, estallaron protestas en enero del 2019 también por “los aumentos en los servicios públicos”. Centenares de personas, muchas procedentes de zonas con pocos recursos, salieran a las calles para reclamar que paren los “tarifazos” en luz y transportes, entre otros, informó Expansión. Las manifestaciones se extendieron a todas las provincias argentinas y en la ciudad de Buenos Aires los manifestantes se concentraron en el Obelisco y caminaron hacia la Secretaría de Energía, dependiente del Ministerio de Hacienda.

“Basta de tarifas impagables”, “no al tarifazo” y “si pago la luz, no como” fueron algunas de las consignas que los asistentes reflejaron en sus pancartas.

Este año no ha sido la excepción, y las manifestaciones por tal motivo han recorrido el continente. En febrero unas 70 familias de la comunidad de San Miguel, municipio de Ixtacomitán (Chiapas, México), se declararon en resistencia de pago ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en protesta por las altas tarifas de la energía eléctrica doméstica, informó La Jornada. El acuerdo tomado en una asamblea, fue “no dar ni un peso más” a CFE.

En mayo ciudadanos con recibos en mano, protestaron en Colombia (Soacha, Cundinamarca), por el aumento que tuvieron en sus recibos del servicio de gas natural. Uno de los argumentos de los manifestantes, que con mascarillas y guantes salieron a las calles, fue que, si no tenían ni siquiera para comer, como se esperaban que pagarán un recibo a semejantes precios, reportó La FM.

Durante ese mismo mes, hubo bloqueos de carreteras en Honduras, para protestar por las altas tarifas en el recibo de la energía eléctrica. Y en Puno (Perú) pobladores de varios distritos realizaron un ‘cacerolazo’ como protesta contra la facturación excesiva de la empresa Electro Puno. Además, los vecinos subieron a sus techos para hacer ruido con sus cacerolas e indicaron que la empresa no realizó la lectura de medidores.

En octubre, el presidente chileno Sebastián Piñera tomó una serie de medidas para apaciguar las protestas, entre ellas firmar un proyecto que anula la subida del 9% en la tarifa eléctrica y congeló los precios al menos hasta diciembre de 2020.

Para Cuba, el mayor “tarifazo” eléctrico del que se tenga noticias en las últimas décadas, llegará con el 2021. El nuevo costo de la electricidad a partir de enero del año entrante es uno de los anuncios que más afecta al cubano de a pie.

Este servicio en Cuba es proveído totalmente por el Estado a precios que define como subsidiados y a partir de enero, con el inicio del “ordenamiento”, aumentarán en más de cuatro veces para el sector residencial.

La tarifa actual establece un costo de nueve centavos para los primeros 100 kilowatts por hora (kWh) de consumo, 30 centavos para los siguientes 50, 40 para el tramo de 151 a 200, 60 para el de 201 a 250, 80 para el de 251 a 300 kWh, y así va aumentando progresivamente hasta establecer el pago de cinco pesos cubanos por cada kWh que rebase la cantidad de 5000. 

En cambio, la tarifa que se hará vigente a partir de enero, por acuerdo del Consejo de Ministros hecho público este 10 de diciembre en la Gaceta Oficial de la República, establece un costo de 40 centavos para los primeros 100 kWh de consumo en los hogares de la isla.

Los siguientes 50 kWh tendrán un costo de 1,30 pesos, mientras que los del tramo de 151 a 200 valdrán 1,75 y tres pesos los ubicados entre 201 y 250. Así, respecto a la tarifa precedente, todos los tramos incrementan su costo en poco más de cuatro veces.

Pese a la realidad anterior, Alejandro Gil Fernández, viceprimer ministro y jerarca de Economía y Planificación, aseguró este lunes que la nueva tarifa eléctrica de Cuba es “justa y equitativa”.

En declaraciones publicadas por el periódico oficialista Granma, el funcionario del gobierno dijo que "la fórmula que se ha buscado es la más justa, equitativa, parte de nuestros principios de justicia social y toma en cuenta la protección de las capas de menores ingresos de la población”. ¿Cómo responderá el pueblo cubano?