Atacan UNPACU con mezcla de "excrementos, aguas albañales y asfalto"

El coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer, denunció que su vivienda volvió a ser atacada horas antes del amanecer
 

Reproduce este artículo

El coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer, denunció este 27 de febrero a través de un video publicado en el canal de YouTube de esta organización, que su vivienda volvió a ser atacada horas antes del amanecer.

El líder opositor condenó el “infame ataque de la tiranía contra la sede principal de la UNPACU, contra mi hogar, mi familia, mis hermanos de lucha y las personas que aquí reciben atención médica, de alimentos y medicinas”.

Ferrer, refirió que “poco antes del amanecer tiraron una mezcla de productos, todos dañinos: excrementos, aguas albañales y asfalto, y han llenado todo el frente de la casa”. Según puntualizó el activista, eso “penetró hacia la vivienda, incluso cayó encima de una cama (…) en un lugar donde vive un niño pequeño”.

El coordinador de UNPACU señaló además, que otras siete viviendas de vecinos cercanos fueron bandalizadas del mismo modo, y en algunas de estas casas también residen niños.

“Responsabilizó al régimen por este cobarde e infame ataque”, advirtió. “En medio de una compleja situación epidemiológica por la Covid-19, si alguien cogiese una enfermedad infecciosa es responsabilidad de la tiranía”, recalcó.

“Es una venganza por nuestra labor a favor de quienes tienen necesidad”, dijo Ferrer, quien fue detenido arbitrariamente este 26 de febrero y liberado alrededor de las 8:00 p.m, bajo amenazas de que dejara su activismo y labor humanitaria.

Según contó estuvo diez horas detenido en la primera unidad de la policía de Santiago de Cuba.

"Cerca de 200 efectivos de tropas especiales y agentes de la policía política invadieron Altamira, nuestras casas, cortaron rejas, prohibían salir. Cuando quise salir a ver qué pasaba con el resto de mis hermanos de lucha me detuvieron violentamente. Tengo todavía molestias en los brazos por las esposas", denunció Ferrer.

 

Asimismo, el ex prisionero político explicó que lo trasladaron a un cuarto de interrogatorios, donde solo hubo actividad a las 4 p.m, cuando una jueza de ejecución le dijo que si seguía reuniéndose con personas y dando alimentos lo van a encarcelar pronto por su prisión domiciliaria.

"Mi respuesta fue: ahora mismo encarcélame y multiplícame la sanción por 20. Echen años que miedo no hay. Ha sido un día de batalla por la libertad de manera no violenta", añadió.

Ferrer se encuentra rodeado aun de las autoridades, quienes también le realizan un acto de repudio en las afueras de su vivienda.

Este 26 de febrero, la sede de la organización en Santiago de Cuba fue asaltada y los activistas denunciaron que se trata de la policía política.

Tanto la Administración Biden como la vicepresidenta del Parlamento Europeo, Dita Charanzová pidieron la liberación del activista.