Aseguran que Ciego de Ávila supera coronavirus y Eta: comienzan a reestablecer servicios

Autoridades del régimen cubano en Ciego de Ávila, asegura que la provincia se va recuperando del reciente azote de la pandemia del coronavirus, y de la tormenta tropical Eta. Así, restablecen el transporte, servicios de electricidad y reinician el curso escolar
Cubanos con mascarillas en municipio de Ciego de Ávila. Ailén Castilla Padrón/Invasor
 

Reproduce este artículo

Autoridades del régimen cubano en Ciego de Ávila, asegura que la provincia se va recuperando del reciente azote de la pandemia del coronavirus, y de la tormenta tropical Eta.

Según el semanario oficialista Trabajadores, el cambio de fase hacia la etapa de recuperación post COVID-19, “por la estabilidad de los indicadores sanitarios y la revitalización de actividades vitales de la economía que fueron afectadas por la tormenta tropical Eta, posibilitaron el restablecimiento de servicios básicos”.

Desde este lunes queda restablecida la transportación de pasajeros en toda la provincia central, según informó a la prensa Roberto Fernández Quiñones, subdirector de operaciones de la dirección provincial de transporte.

El funcionario dijo que los ómnibus del itinerario interurbano y rural tendrán una salida al amanecer y otra al final del día. Mientras que en el entorno urbano los recorridos se realizarán en horarios de mayor afluencia de personas a centros laborales y estudiantiles.

Las autoridades aseguran que serán cumplidas las medidas de bioseguridad, tales como el uso de las mascarillas sanitarias, la desinfección de las manos y el distanciamiento, por lo que en este último aspecto cada medio tendría señalizada en el piso la distancia adecuada entre las personas que viajan de pie.

Además, quedarán rehabilitadas las salidas de los trenes con destino a varias localidades avileñas. Asimismo, funcionarán los medios alternativos de transportación y los puntos de embarque de pasajeros.

El medio de propaganda estatal, asegura que “dinámicas y efectivas fueron las acciones para resarcir las afectaciones a redes eléctricas por el fenómeno meteorológico, labores que contaron con la cooperación de trabajadores del sector de Cienfuegos y Camagüey”.

En un acto previo al retiro de esas fuerzas, Daniel Pérez García, director general de la empresa eléctrica en Ciego de Ávila, afirmó: “fueron afectados por Eta 18 transformadores, 23 postes partidos y más de 10 kilómetros de líneas cayeron al suelo; hubo 600 quejas sobre acometidas partidas, entre otras cuestiones que han sido resueltas”.

Esta declarada “recuperación”, y el restablecimiento de la electricidad y el transporte, según el régimen permite el reinicio del curso escolar este lunes 16 de noviembre, en los 10 municipios de la provincia.

Bárbara Rodríguez Milián, directora provincial de Educación, aseguró que están garantizadas las condiciones para la protección de los estudiantes y educadores en la reapertura del período académico que tendrá una duración de tres semanas, y precisó que el 7 de diciembre iniciará el año académico 2O20-2021.

Lo cierto es que en esa provincia se ha destapado una curiosa situación, que ha sido tratada de ocultar por parte del Ministerio de Salud de la dictadura. Recientemente se recibió a turistas rusos que luego fueron reportados como infectados con la COVID-19, mientras el régimen persistió en presentarlos como “residentes” en el municipio Morón, de Ciego de Ávila, localidad donde se encuentra el laboratorio que procesa las pruebas de los visitantes extranjeros.

A un primer grupo de 11 contagiados, se han sumado otros reportados hasta llegar a casi 40 y el número parece que seguirá creciendo, pues los turistas llegan en aluvión a disfrutar de unas vacaciones que postergó la pandemia.

Entre las dos semanas precedentes medios oficiales informaron sobre la llegada de vacacionistas rusos al polo turístico de Cayo Coco, ubicado al sur de la central provincia. Se supone que estos casos pertenezcan a los vuelos que aterrizan procedentes de Rusia, pues no existe una comunidad de rusos asentada en Morón, como ha pretendido hacer creer el régimen.