Artistas cubanos denuncian violaciones a los derechos humanos en Cuba

Romero y Babastro recordaron que en Cuba pervive, luego de 62 años, un régimen dictatorial que persigue a opositores, impide el ejercicio de las libertades de asociación y expresión y mantiene a los cubanos en la pobreza.
 

Reproduce este artículo

Los artistas cubanos Yotuel Romero y Asiel Babastro intervinieron este 5 de mayo en el foro “Defensa de las Democracias en las Américas” para denunciar las violaciones a los derechos humanos en la Cuba de los Castro.

Romero y Babastro recordaron que en Cuba pervive, luego de 62 años, un régimen dictatorial que persigue a opositores, impide el ejercicio de las libertades de asociación y expresión y mantiene a los cubanos en la pobreza.

Convocado por el Interamerican Institute for Democracy, el evento convocó a políticos y académicos de Venezuela, Argentina, Nicaragua, Uruguay, entre otros países, de tendencia liberal y comprometidos con la defensa de los regímenes democráticos.

Los ponentes impugnaron el avance de las dictaduras venezolana y nicaragüense y alertaron sobre los retrocesos democráticos en países como México y Argentina.

Yotuel Romero y Asiel Babastro son dos reconocidos artistas cubanos. El primero, exintegrante del grupo de música urbana Orishas, y el segundo, director de videoclips.

Babastro dirigió el tema Patria y Vida, donde Yotuel tuvo un papel protagónico, convertido en un himno de libertad para los cubanos que luchan contra la dictadura de los Castro.

Desde el título, una contraposición al lema “Patria o muerte” del extinto líder histórico del régimen, hasta la última palabra, la canción es abiertamente contraria al gobierno de Cuba y a sus políticas. “No más mentiras. El pueblo pide libertad, no más doctrina. Ya no gritemos patria o muerte sino Patria y Vida”, afirman los artistas en la letra.

Pese al rechazo del Ministerio de Cultura y otras instituciones del régimen, el tema, en el que también participa como performer el artista Luis Manuel Otero Alcántara, ha calado hondo en buena parte de los cubanos y el exilio, así como en actores e instituciones relevantes de la comunidad internacional.

Para contrarrestar el éxito del tema musical, el gobierno cubano ordenó varias canciones de respuesta, ninguna de las cuales pudo cosechar éxito y sí, un aluvión de críticas y burlas en redes sociales.