Expresidente Aristide viajaría a Cuba para atenderse por Covid-19

El gobierno local emitió una autorización temporal para que el exmandatario de 68 años viaje a la isla para tratar la enfermedad, mientras la embajada haitiana hace gestiones en Cuba.
Jean-Bertrand-Aristide
 

Reproduce este artículo

El expresidente Jean Bertrand Aristide, de 68 años, dio positivo a la Covid-19 y abandonará en breve el país para tratar la enfermedad en Cuba, informó medio de prensa haitianos citando fuentes gubernamentales.

“Para el presidente Moïse, este es un problema humanitario. Por tanto, facilitó al ex presidente Aristide la obtención de un pasaporte diplomático con calificación humanitaria”, dijo a Le Nouvelliste el primer ministro Claude Joseph.

“Es un pasaporte a corto plazo de un año que se emite por razones humanitarias”, agregó la fuente gubernamental. No obstante, la decisión del traslado del exmandatario a Cuba dependerá de su familia y de la opinión de los médicos, según el rotativo.

Aristide fue el primer presidente elegido democráticamente en la historia de Haití, en las elecciones celebradas en 1990 tras el régimen dictatorial encabezado por François Duvalier y luego por su hijo Jean-Claude Duvalier.

Ocupó la jefatura de Estado en dos ocasiones, pero en ambas fue derrocado, la primera en un golpe de Estado militar en septiembre de 1991, siete meses después de acceder al poder, y la segunda, en una insurrección armada en 2004.

Se exilió en Venezuela en 1991 y regresó a su país en 1994 tras una intervención militar estadounidense, que lo devolvió al poder. Volvió a ganar las elecciones en el año 2000, pero no consiguió estabilizar su gobierno y tuvo que huir a Sudáfrica luego del levantamiento armado de 2004.

Al regresar a Haití en 2011, se alejó de la política, pero su partido, Familia Lavalas, continúan siendo una fuerza influyente. Según Le Nouvelliste, sobre él pesaba la prohibición de salida del país desde 2014 —emitida por un juez.

El papel de Aristide durante sus periodos presidenciales ha sido controvertido, pues ha recibido acusaciones por violar los derechos humanos por parte de prestigiosas organizaciones como Human Rights Watch, pero otras como Amnistía Internacional han reconocido que tras su salida del poder la situación del país se tornó más violenta e insegura.