APLP: 15 años trabajando por la libertad de expresión en Cuba

Como otras organizaciones de la sociedad civil, la Asociación Pro Libertad de Prensa nunca ha sido reconocida en el registro cubano de asociaciones, que controla el régimen
Miembros de la APLP
 

Reproduce este artículo

La Asociación Pro-Libertad de Prensa (APLP) cumplió 15 años y, según declaró su director José Antonio Fornaris a Diario de Cuba, es una organización dedicada a promover los valores de la prensa libre en un sistema dictatorial como el cubano.

En declaraciones de Fornaris al citado medio, la APLP comenzó su accionar con muy pocos recursos y pudo expandirse gracias a la ayuda de algunos periodistas independientes, como Yoani Sánchez, y asociaciones internacionales, como People in Need, de la República Checa.

Desde 1988 José Fornaris tenía contactos con el Comité Cubano Pro Derechos Humanos y en 1989 se convirtió en su secretario de Prensa.

“Ya Ricardo Bofill se había ido y en Cuba estaba Gustavo Arcos Bergnes, que era su secretario general. En el exilio Bofill, seguía siendo el presidente”, agregó.

En los años 90 fue fundador del Comité de Unidad Nacional (CUN), lo que significa una acentuación de su labor política. Por los días en que Juan Pablo II visita Cuba, en enero de 1998, cofunda la agencia de prensa Cuba-verdad, "fue una idea del periodista Mario Julio Viera, quien vive en el exilio en la actualidad". 

El gobierno cubano nunca quiso reconocer legalmente esta organización, como ha hecho con otras de su tipo. A pesar de que los fundadores llevaron los documentos a las instancias pertinentes, nunca los recibieron, por lo que la ALP quedó en ese limbo legal donde están todas las iniciativas opositoras.

Sus integrantes han sido acosados, arrestados y sometidos a estricta vigilancia por los órganos de la Seguridad del Estado. A pesar de esto, la APLP informa a los organismos internacionales las represalias que sufren los periodistas.

Se mandan [los informes] a la ONU, a la OEA, a organizaciones de periodistas, personas en el exterior, y redactamos un informe anual sobre violaciones a la libertad de prensa e información”, declaró Fornaris a DdC.

Entre otras acciones de promoción, la APLP implementó el concurso Papel Periódico, en honor al primer periódico que hubo en Cuba, que se llamó Papel Periódico de La Habana. Fue un semanario que salió por primera vez el domingo 24 de octubre de 1772.

“Quisimos recordar aquél semanario y la fecha que honraba a los periodistas”, asegura Fornaris. El primer premio se entregó en 2012 y el último en 2016, pero actualmente carecen de recursos para continuar ofreciéndolo.