American Airlines, Southwest y agencias de "charters" cancelan algunos vuelos a Cuba

Varias aerolíneas comerciales de Estados Unidos y charters, han cancelado vuelos a Cuba, a partir del anuncio emitido por el régimen castrista sobre reducir la entrada de viajeros al país para evitar la escalada de nuevos casos de Covid-19
Viajeros en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, el 15 de noviembre de 2020. AFP-GETTY IMAGES
 

Reproduce este artículo

Varias aerolíneas comerciales de Estados Unidos y charters, han cancelado vuelos a Cuba, a partir del anuncio emitido por el régimen castrista sobre reducir la entrada de viajeros al país para evitar la escalada de nuevos casos de Covid-19. Según el (des) gobierno de La Habana, el 70% de los casos reportados las últimas semanas llegan del extranjero.

La medida, que inicia el 1ero de enero, indica reducir las frecuencias semanales de vuelos provenientes de Estados Unidos, México, Panamá, Haití, República Dominicana y Bahamas.

“Todos estos países están en la ruta de los vuelos charters que transportan a cubanoamericanos a través de un tercer país para evitar las sanciones de EEUU que impiden aterrizar directamente en otros aeropuertos que no sea La Habana”, detalló El Nuevo Herald.

Según refirió al citado medio, un portavoz de American Airlines, la empresa “planea reducir el número de vuelos a la isla a siete vuelos a la semana a partir del 1 de enero”. De acuerdo a la información del citado medio, “inicialmente la aerolínea había dicho que a partir del 7 de enero iba a operar cuatro vuelos diarios. Actualmente American opera seis vuelos diarios entre Miami y La Habana”.

En tanto, otra de las aerolíneas que viajan a la isla, Southwest Airlines, también “implementará recortes”. Una vocera de la compañía, indicó –según el reporte de El Nuevo Herald -  que “a partir del nuevo año, Southwest reducirá el servicio de ida y vuelta (actualmente diario) entre La Habana (HAV) y Tampa (TPA) para operar solo los sábados, inicialmente hasta el 27 de marzo de 2020”.

“Continuaremos ofreciendo el servicio de ida desde La Habana a Tampa desde el 2 de enero hasta el 9 de enero de 2021 para facilitar el regreso de los clientes de Southwest a Estados Unidos”, añadió.

El Nuevo Herald conoció además, a través de declaraciones del dueño de una agencia de viajes en Miami,  que todas las reservaciones y vuelos estaban “suspendidos hasta nuevo aviso por la reducción drástica de Cuba”. El ejecutivo de otra agencia, también precisó, “que las cancelaciones restringirán el número de vuelos a un solo por día a cada [aerolínea] chárter” y que  existen “fuertes tensiones” entre las autoridades cubanas y los empresarios en el sur de la Florida.

 

Imagen tomada de El Nuevo Herald


Según explica el portal Cubadebate, el 71,5 % del total de los casos detectados en las últimas semanas proviene del extranjero, especialmente de los destinos antes mencionados.

“Tan pronto la situación epidemiológica lo permita, se restablecerá gradualmente la frecuencia de vuelos”, agregó el sitio.

“A su vez, y como ya se ha informado, se ha decidido establecer como requisito obligatorio para la entrada a nuestro país de todos los viajeros internacionales, la realización de una prueba PCR con resultado negativo a COVID-19, con 72 horas de antelación de iniciado el viaje. Esta medida entrará en vigor a partir del 10 de enero de 2021”, puntualizó.

Cuba permitió el arribo de vuelos internacionales en octubre para reactivar el turismo, su principal vía de ingresos, afectado por las restricciones asociadas a la COVID-19.

Los viajeros que arriban a la isla son sometidos a una prueba rápida de COVID-19 en el aeropuerto de entrada y deben guardar cuarentena en sus hogares u hoteles durante cinco días, pero el procedimiento no está arrojando los resultados esperados.

Rápidamente comenzaron a reportarse casos de coronavirus de viajeros procedentes de Alemania, Polonia, Rusia, entre otros países, que el régimen trataba de ocultar presentándolos como extranjeros residentes en la isla.

No queda claro por qué los países afectados por esta medida no son exactamente los que más turistas con COVID-19 han llevado a la isla y más debido al manejo poco transparente de estas cifras por parte del gobierno cubano. Sin embargo, el aumento de casos asociados al turismo es real, tanto como las cifras alarmantes de infestación en la isla.