Agente de la Seguridad convoca a una "tángana" en San Isidro

Carlos Manuel Serpa Maceira, conocido como "el agente Emilio", quiere hacer una tángana para convertir a San Isidro en un barrio "revolucionario".
San Isidro-Agente
 

Reproduce este artículo

Desde su cuenta en la red social Facebook, Carlos Manuel Serpa Maceira, conocido como "el agente Emilio" por su trabajo de espionaje dentro de la oposición cubana mientras actuaba como periodista independiente, está convocando para realizar una "tángana" en contra del Movimiento San Isidro (MSI).

"Hagamos el tanganazo no en el parque Trillo, hagámoslo en el mismo San Isidro y así vamos a neutralizar a la contrarrevolución", escribió Serpa Maceira y agregó: "si la contrarrevolución crea símbolos, hagámoslo nuestro. Con esta táctica no nos podrán acusar de nada. Hagamos de San Isidro una calle revolucionaria".

Si bien a la Seguridad del Estado le resulta relativamente fácil realizar este tipo de eventos en otros barrios, en el caso de San Isidro la cosa es diferente, pues los residentes del lugar han demostrado estar a favor del MSI, al punto de no permitir en las más reciente actividad que agentes de la policía se llevaran al rapero Maykel Osorbo.

Más difícil aun, (algo que al parecer no acaba de aceptar el agente Emilio, y con él todo el aparato represivo del régimen), es apoderarse de los símbolos, porque estos ya pertenecen al pueblo, y en el estado actual en que se encuentra el país, y en especial la barriada de San Isidro, es poco probable que la dictadura logre revertir la situación.

De igual manera el agente Emilio, pasa por alto que la mínima cosa que el régimen haga contra el MSI y los habitantes de San Isidro será denunciada, porque el Estado tiene la obligación de ser garante de los derechos humanos, lo que incluye que no puede violarlos, y tampoco permitir que ninguna institución, grupo o persona, los viole.

Y lo de convertir a San Isidro en una calle revolucionaria no pasa de ser una burla, un insulto a la inteligencia, pues si no son capaces de arreglar los numerosos baches que hay en el lugar, para no hablar de los problemas con el suministro de agua, o la recogida de basura, o el terrible estado constructivo en que se encuentran las viviendas, cómo van a pretender recuperar el apoyo del pueblo, de uno que ya se cansó de tanto abandono y atropello, y que a todas luces, ha apostado por la libertad.