"Ahora es Patria y Vida, Muerte para dictadura": activistas reprimidos en Camagüey

“Camagüey volvió a despertar. Después de lo que nos sucedió, toda la oposición se reunió y salió a las calles. Ahora es Patria y Vida, Muerte para la dictadura”, afirmó la activista Marisol Peña
"Ahora es Patria y Vida, Muerte para dictadura": activistas reprimidos en Camagüey
 

Reproduce este artículo

La activista cubana Marisol Peña, del Partido Libertario, este domingo 28 de febrero transmitió una directa a través de su perfil en Facebook, con otros de los opositores que en el día de ayer fueron  agredidos y detenidos por agentes del régimen en La Plaza de Méndez, en la central provincia de Camagüey.

Junto a Peña, salieron a las 11:00 horas a protestar pacíficamente, Adrián Quesada y Leyanis Heredia, de la Unión Patriótica de Cuba, y Yasmani Suárez, independiente. Tras su arresto, otro grupo de activistas se organizó y salió a las calles de la ciudad para exigir la liberación inmediata.

Según indicó Peña, se encontraban “repartiendo octavillas de Cola de la Libertad”, cuando fueron “asaltados por la policía política y la mal llamada Policía Nacional Revolucionaria”.

Octavillas que repartían los opositores cubanos en Camagüey.

Octavillas que repartían los opositores cubanos en Camagüey.

“La policía política nos agredió con sus motos, nos quería pasar por arriba, y las octavillas que nos quedaron en las manos las tiramos al aire para que el pueblo leyera y supiera de qué se trata la Cola de la Libertad y por qué queremos la Constitución del 40”, explicó la activista.

“Primero logramos huir de los esbirros de la Seguridad del Estado. Luego nos tiramos al piso, y nos arrastraron y golpearon. El pueblo les dijo que cuidado con darnos golpes, que era nuestro derecho reclamar. Un señor que me conmovió mucho, se nos acercó y nos preguntó delante de los esbirros que si necesitábamos algo: comida, agua… lo que fuese, le dije que Dios lo bendiga y nos respondió que Dios los bendiga a ustedes por lo que hacen por todos nosotros”, narró Peña en su publicación.

“Estuvimos media hora gritando consignas contra las colas MLC, Patria y Vida, y hasta cantamos un fragmento de la canción: “(…) Quién le dijo que Cuba es de ustedes si mi Cuba es de toda mi gente...

“Ya no gritemos ‘Patria o muerte’, sino ‘patria y vida'”, es la propuesta de Yotuel Romero, Gente de Zona, Descemer Bueno, Maykel Osorbo y El Funky en una canción protesta en contra del régimen de la isla.

“Estuvimos muy fuertes y plantados pidiendo por la libertad de Cuba. Hubo humillaciones, nos dieron golpes, nos arrastranos… pero el pueblo nos apoyó y por eso: saldremos siempre que sea necesario”, dijo Leyanis Heredia, activista de la UNPACU.

Por su parte, Marisol Peña afirmó: “Camagüey volvió a despertar, después de lo que nos sucedió a nosotros toda la oposición se reunió y salió a las calles. Despertó nuestro Titán. Ahora es Patria y Vida, y Muerte para la dictadura”

El opositor camagüeyano José Luis Acosta, precisó además cómo después de la detención arbitraria de los activistas, se reunió un grupo de personas para exigir al régimen su liberación.

“Nos indignó mucho porque sabíamos que su trabajo era pacífico. Coordinamos y salimos a protestar por su liberación, gritamos consignas de Patria y Vida y cantamos por las calles. El pueblo nos apoyó. En Camagüey la oposición está unida, las personas creen en nosotros. Vamos a continuar hasta que la dictadura deje nuestro país libre y podamos disfrutar del bienestar y los privilegios que gozan los países libres”, aseguró Acosta.

Mil pesos de multa por supuestamente “propagar epidemias” y medida cautelar de prohibición de salir del domicilio de cada uno fueron los castigos que el Ministerio del Interior aplicó a los cuatro activistas detenidos violentamente la mañana de este sábado en la camagüeyana Plaza de Méndez.

Marisol Peña ha asegurado que no pagarán la multa y publicó además en sus redes sociales la imagen de “uno de los esbirros que se encontraba en plaza Méndez cuando sufrimos la represión y golpiza”.

Los cuatro opositores fueron conducidos a la Tercera Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria, según refirió Peña. Allí, agentes de la Seguridad del Estado les interrogaron y amenazaron, y les levantaron la acusación mencionada anteriormente.