Empresas del régimen aclaran que cierre de tiendas MLC tiene “carácter temporal”

Cimex y Tiendas Caribe, pertenecientes ambas a GAESA, aclararon que las tiendas en MLC no desaparecen y reabrirán allí donde hayan cerrado una vez lo permita la situación epidemiológica
Aclaran que cierre de tiendas MLC es temporal
 

Reproduce este artículo

La corporación Cimex y la Cadena de Tiendas Caribe, pertenecientes al conglomerado empresarial militar GAESA, aclararon este sábado a sus clientes que el cierre de algunas tiendas MLC es una medida con carácter temporal, que se revertirá allí donde se ha tomado en cuanto la situación epidemiológica lo permita.

“A partir de los criterios recibidos por nuestros clientes con preocupaciones sobre el cierre de las tiendas en moneda libremente convertible (MLC), se considera oportuno comunicar que las tiendas en MLC no se cierran”, informaron ambas entidades desde sus respectivos perfiles en Facebook.

“Las medidas tomadas en territorios específicos del país tienen carácter temporal y se restablecerán sus servicios en cuanto la situación epidemiológica lo permita y los grupos temporales de trabajo territoriales lo determinen. En todos los casos se informará oportunamente a los clientes”, agregaron.

La aclaración de las compañías obedeció a las inquietudes levantadas por el anuncio del cierre de las tiendas MLC en Camagüey a partir del pasado 24 de agosto.

En una reunión del Grupo Temporal de Trabajo de esa provincia del centro de Cuba, Daniel Iglesias, coordinador del programa de producción y distribución de alimentos, advirtió que la medida era “temporal” y necesaria por “la alta concentración de personas en esas unidades comerciales”, realidad que no acompaña los esfuerzos contra la pandemia.

Iglesias subrayó que el cierre de las tiendas estará vigente hasta tanto no mejore la situación epidemiológica, pero la decisión despertó temores entre clientes a los que no sorprendería un cierre definitivo, dada la impopularidad de estos establecimientos entre la mayoría de los cubanos, que los consideran discriminatorios y favorecedores de la desigualdad.

Al momento de tomar la medida, Camagüey acumulaba 7783 casos de coronavirus en sólo siete días y la tasa de incidencia de la enfermedad por cada 100 mil habitantes había crecido en ese período en un 1022,6 por ciento.

Las tiendas en MLC fueron anunciadas por el régimen como una medida temporal para paliar los efectos de la crisis económica y recaudar divisas que permitiesen abastecer los comercios en moneda nacional. Sin embargo, desde su implementación han ido al alza y no se prevé un cierre definitivo, aún y cuando muchos cubanos se oponen a ellas.

Las críticas fundamentales a estas tiendas, que concentran la mayoría de los alimentos y artículos de primera necesidad que se venden a la población, están motivadas por el hecho de que en ellas sólo pueden comprar quienes reciben remesas o ingresos procedentes del exterior, al tiempo que favorecen la reventa, el acaparamiento y la especulación en el mercado informal.