Cubana muestra cómo quedó la ropa de su hijo cuando fue detenido el 11 de julio

El pullover tiene dos grandes huecos a la altura del cuello, que según la madre podrían ser porque lo cogieron ahí durante el arresto. Cuando mostró el short, muy sucio, añadió: “él salió limpio de aquí, se ve que [a mi hijo] lo restregaron… tiene hasta caca”
 

Reproduce este artículo

Una madre cubana mostró en un video publicado por CubaNet cómo quedó dañada la ropa de su hijo, cuando lo arrestaron violentamente en las protestas del 11 de julio (11J) contra el régimen comunista de Cuba.

“En esta jabita yo eché la ropa que él tenía puesta. Miren la manga [muestra un trozo de tela]. Esa ropa me la entregaron ellos allí en la prisión”, aseguró la persona.

La madre enseñó también un recibo, con el nombre Luis Consuegra Sotolongo y un número. “Me dijeron: mamá, [tome] las pertenencias de su hijo”, contó.

El pullover tiene dos grandes huecos a la altura del cuello, que según la madre podrían ser porque lo cogieron ahí durante el arresto. Cuando mostró el short, muy sucio, añadió: “él salió limpio de aquí, se ve que [a mi hijo] lo restregaron… tiene hasta caca”.

Casi dos meses después del levantamiento popular hay cubanas exigiendo la libertad de sus hijos. En un video publicado por la periodista independiente María Matienzo, colaboradora de CubaNet, Marlen Quesada, madre del manifestante Yasdanis Benítez (26 años), dijo llorando: “pido por mí y por todas las madres que están sufriendo igual que yo, que suelten a nuestros hijos (…) ¡No son terroristas! ¡¿Hasta cuándo este abuso?! Ya yo no tengo vida. (…) Me van a desgraciar a mi hijo en esa prisión”.

A Benítez, apresado en Güira de Melena, lo quieren condenar por un presunto “robo con fuerza y sabotaje”. Su madre añadió en entrevista con el medio independiente que su hijo “no es un delincuente. Ya esto es demasiado. Tengo mucho dolor y, como yo, muchas madres. Si van a meterle una multa o prisión que acaben de hacerlo. Una quiere ser fuerte pero no puedo más. Esto es una tortura”.

Otra madre, la enfermera Mayda Yudith Sotolongo, estuvo entre los cientos de detenidos en Cuba tras las protestas antigubernamentales del 11 de julio. Ella no se manifestó, pero igual fue a dar al calabozo cuando acudió a la estación policial Oncena de San Miguel del Padrón, en La Habana, a preguntar por uno de sus tres hijos, arrestado violentamente por la Brigada Especial Nacional (BEN) del Ministerio del Interior.

Según la ONG Cubalex, tras las protestas del 11J al menos 949 personas fueron arrestadas. De ellas, continúan en detención 437 cubanos, incluidos al menos 12 menores de edad.