Abogado de EEUU tomará caso de familia judía en Cuba

El caso de la familia judía cubana cuyos niños han sido víctimas de acoso escolar en Camagüey será llevado ahora por el abogado cubanoamericano Jason Poblete, quien así lo anunció recientemente en una misiva del grupo Global Liberty Alliance dirigida a Sam D. Brownback, embajador del Departamento de Estado estadounidense para la Libertad Religiosa Internacional.

Fechada el 17 de enero, la carta del magistrado estadounidense da al destinatario un exhaustivo parte sobre los “ataques antisemitas” que ha sufrido Olainis Tejada y su familia; ataques que más que evitados por las autoridades, han sido permitidos y hasta fomentados, ya sea de manera directa o indirecta.

Los ataques sufridos por una familia judía sefardí en el municipio Nuevitas, Camagüey, dice Poblete, parecen ser parte de “una sofisticada represión en toda la isla contra las personas de fe”. “La semana pasada, un abogado independiente que apoyamos y que estaba ayudando a la familia Tejada fue sometido a una búsqueda ilegal e incautación de su hogar debido a su contacto con las víctimas”, detalla.

El caso de la familia sefardí inició cuando los niños Danel Moisés Tejada, alumno de tercer grado en la escuela Aurelio Castillo, primaria de Nuevitas, y Liusdán Martínez Lescaille, de séptimo grado en la secundaria América Latina, fueron acosados por llevar la kipá, el gorro característico del judaísmo.

Tal y como relata Cubanet, “incluso cuando los niños dejaron de llevar el gorro, el hostigamiento continuó y se hizo aún más agresivo”.
Por ello, el padre de familia, Olainis, denunció la situación y afirmó que acometerá un proceso legal contra el organismo de Educación Municipal de Nuevitas.

Lo que comenzó como un incidente de intimidación en el patio de la escuela sobre la kipá, subraya Poblete en la carta, “se ha convertido en una serie de actos antisemitas por parte de funcionarios del régimen, incluido el hostigamiento de las Brigadas de Respuesta Rápida”.

“El hijo mayor del Sr. Tejada Beltrán, Liusdán Martínez Lescaille, ha sido instruido por el Ministerio de Educación de Cuba para que deje de usar la kipá en el colegio. De no cumplir la instrucción, los padres han sido amenazados con la prisión por los aparatos del Partido Comunista. Este asunto es similar al caso de la familia Rigal, actualmente en prisión por educar a sus hijos en el hogar”, revela el abogado cubanoamericano, quien, según reconoce, asume la defensa del caso por la vulnerabilidad de esa familia en un país donde las cláusulas constitucionales de libertad religiosa, no discriminación y el sistema todo “son una farsa”.

La carta da una mayor visibilidad al caso y quizás motive a que las autoridades bajen su acoso a la familia judía. No obstante, el caso de los Tejada evidencia, como sostiene Poblete, que el hostigamiento y acoso a todo lo que se aparte de la doctrina oficial es una característica sine qua non de los pretendidos regímenes comunistas que devienen en totalitarios, tal cual lo es el régimen cubano.