Abierta ya tienda en MLC en Camagüey con fuerte presencia policial
Dos tiendas de venta de electrodomésticos en USD acaban de abrir hoy en el centro de la ciudad de Camagüey, después de varias semanas de preparativos

Dos tiendas de venta de electrodomésticos en USD acaban de abrir hoy en el centro de la ciudad de Camagüey, después de varias semanas de preparativos. Los locales conocidos como La Babita –en Independencia esquina a General Gómez- y Riviera Modas –en República- ofrecen desde este sábado algunos modelos de refrigeradores de una y dos puertas, televisores de pantalla plana de hasta 55 pulgadas (en algo más de 700 USD) y lavadoras, entre otros electrodomésticos, a precios de cientos de dólares pagables solo a través de las tarjetas bancarias habilitadas para el efecto.

También, como se puede apreciar en las imágenes tomadas hace unos minutos por La Hora de Cuba, puede encontrarse en las afueras de las tiendas un amplio surtido de agentes de la Policía Nacional Revolucionaria, las Brigadas Especiales (con boinas negras en las fotos) y la Seguridad del Estado (obsérvese al primer teniente Liéster Pimentel con gafas sonriéndole a la cámara, escoltado por el agente “Maikel” y otro más), desplegados en el lugar con fines no claros, pues las colas de clientes para ambas tiendas no sobrepasan las 50 personas, mientras que el número de agentes del Ministerio del Interior contabilizados durante el recorrido de nuestro medio pasa de los 25 en las cercanías de los locales. O sea, un policía por cada dos clientes.

Los artículos ofertados por estas tiendas solo pueden ser adquiridos con tarjetas bancarias especiales, en las que previamente se hayan depositado dólares norteamericanos. Por el momento, solo unas pocas personas son autorizadas a entrar a la vez en cada establecimiento. Además, agentes de la PNR y Seguridad del Estado cerraron el tránsito a vehículos y bicicletas en el tramo de calle de Independencia, desde Hermanos Agüero hasta General Gónez, donde se encuentra La Babita, una de las tiendas abiertas.

La mayor parte de los electrodomésticos que venden estos locales –de los cuales ya se han abierto otros en La Habana, Santiago de Cuba y Holguín- han sido difíciles de encontrar en otro tipo de tienda estatal. Hasta el momento los cubanos los adquirían principalmente en el extranjero o en el mercado informal de electrodomésticos, también nutrido de importaciones privadas.

Con estas nuevas tiendas, el estado busca centralizar aún más la adquisición de moneda norteamericana, debido a la crisis de liquidez que atraviesa la economía del gobierno cubano, además de representar un primer paso en la probable eliminación futura del peso convertible, CUC, como moneda circulante en nuestro país.

Mientras, los transeúntes del centro comercial de Camagüey observan asombrados los televisores de pantalla plana, los refrigeradores de más de dos puertas, y el impresionante despliegue policial para vigilar unos artículos que todos quisieran tener, pero muy pocos pueden comprar.