Amenazan de muerte a Leodán Suárez Quiñones, activista LGBTIQ cubana

Leodán Suárez Quiñones, activista LGBTIQ y miembro del partido Cuba Independiente y Democrática denunció amenazas de muerte en su contra, recibidas a través de WhatsApp desde un número desconocido.

Te advierto que dejes el tema de los gays tranquilo porque lo vas a lamentar y no te imaginas cuanto. Recuerda que estás solo y en cualquier laguna puedes amanecer, piénsalo.”— puede leerse en uno de los mensajes que recibió Suárez Quiñones.

Ustedes me han hecho tanto pero tanto daño que ya ni miedo les tengo. Viva Cuba Libre y Abajo todos los comunistas”, escribió la activista aun cuando sus mensajes no llegaban al destino.

En el día de hoy quiero denunciar las amenazas por parte del gobierno cubano que siguen contra mi persona, anoche alrededor de las 12:15 de la madrugada a mi móvil me llegan varios mensajes de texto de un número desconocido (0000) número que no me permite responderle”— contó poco después en Facebook.

Al parecer temen que los activistas de la comunidad LGBTI en Cuba somos los que dimos el paso al frente y que nada nos detiene cuando de exigir nuestros derechos se trata”, dijo a Diario de Cuba.

Leodán fue detenida la semana pasada mientras viajaba a un almuerzo conmemorativo en la Embajada de Holanda en La Habana al que había sido invitada.

En las 15 horas que duró la detención, Suárez Quiñones sufrió humillaciones: “Me tuvieron bajo hostigamiento, maltrato, ofensas, riéndose de mí como si fuera un chiste, hablaron barbaridades de los homosexuales, me dijeron que por ser homosexual, contrarrevolucionario y enfermo de VIH-SIDA lo mejor era ahorcarme, que aquí en Cuba nunca voy a tener vida...

Durante las últimas semanas ha aumentado la represión contra esa parte del colectivo LGBTIQ cubano que no se rige al oficialista CENESEX, dirigido por Mariela Castro.

Los activistas independientes protagonizaron una marcha no autorizada el pasado 11 de mayo que fue interpretada por la Seguridad del Estado como una demostración de fuerza de la sociedad civil, y como tal, han respondido con represión, amenazas y secuestros.