Skip to main content

Activista critica a Cubadebate por "simplificar" los campos UMAP de trabajo forzado para homosexuales

Adiel González Maimó criticó un artículo publicado por la prensa oficial de Cuba que justifica la creación de las UMAP por el régimen de Fidel Castro

Actualizado: Mon, 12/05/2022 - 16:45

 

El activista Adiel González Maimó criticó en Twitter un artículo publicado por la prensa oficial de Cuba que justifica la creación por parte del régimen de Fidel Castro de las Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP), campos de trabajo donde fueron internados forzosamente, en los años 60 del siglo XX, miles de homosexuales, intelectuales y personas críticas con “la Revolución”.

Las UMAP “eran unidades de trabajo concebidas para los reclutas cuyo comportamiento social era considerado 'no apto' para las unidades armadas”, afirma el vocero oficialista Javier Gómez Sánchez,en un texto publicado en Cubadebate, medio de propaganda del Partido Comunista.

“En esos llamados, las UMAP recibieron a otros dos tipos de reclutas: Aquellos que por motivos de su fe se negaban a portar armas o se les prefería tener apartados por prejuicios hacia la práctica religiosa, y los que eran rechazados por tener preferencias evidentemente homosexuales, con expresiones y comportamientos que transgredían el arquetipo que impone la heteronormatividad, entonces mucho más prevaleciente en el mundo que hoy”, sostiene Gómez Sánchez en su extenso comentario.

“Este artículo de Cubadebate vuelve a lo mismo: pretende simplificar un horrendo hecho de nuestra historia, por el cual aún esperamos disculpas”, afirmó en Twitter González Maimó, activista LGBTIQ+ y teólogo que profesa el cristianismo evangélico.

De acuerdo con el joven, “no basta con la aprobación de leyes que contemplen nuestras demandas en materia de derechos humanos. La comunidad LGBTIQ cubana espera por una disculpa formal por las décadas de represión homofóbica estatal en Cuba, por las UMAP, el Quinquenio Gris, las redadas policiales anti-homosexuales que eran el 'pan diario' de nuestra comunidad hasta fechas tan recientes como 2015... Todavía nos deben esa disculpa oficial”.

Pero, según la versión oficial reproducida por Gómez Sánchez y otros voceros, como el escritor y funcionario Miguel Barnet, “los aspectos lamentables de las UMAP no pertenecen a las esencias de nuestra Revolución, sino a las complejidades de su proceso”.

Caricatura Fidel
Caricatura de Alen Lauzán para ADN Cuba

En cambio, González Maimó opina que es un asunto pendiente el “reconocer esos errores/horrores cometidos por personas todavía vivas inclusive. No son simples 'hechos del pasado'. Los traumas y dolores son el presente de mucha gente. ¡Y no, no nos conformamos!”, expresó.

Las UMAP fueron campos de trabajo forzado, diseñados por el nuevo régimen socialista para “reeducar” a quienes no encajaban en el molde del “hombre nuevo” revolucionario, como los homosexuales, los religiosos y los llamados "desafectos".

Se calcula que entre 1965 y 1968 fueron internados forzosamente más de 30 000 jóvenes cubanos. Los campos eran custodiados por guardias armados y estaban cercados de púas, como muestra el historiador Abel Sierra en su libro El cuerpo nunca olvida: Trabajo forzado, hombre nuevo y memoria en Cuba (Rialta Ediciones, 2022).

Luis Pérez Martinto, uno de aquellos jóvenes enviados a las UMAP, contó en una entrevista publicada por ADN Cuba que “fue un momento terrible de mi vida, porque yo tenía veinte años nada más, y allí conocí el horror de los hombres contra los hombres”.

El cantautor Pablo Milanés fue otro de los enviados a las UMAP. En el documental Pablo Milanés (Juan Pin Vilar, 2019), el trovador recientemente fallecido afirma que lo “engañaron” citándolo para “el Servicio Militar” para terminar internado a sus 23 años en lo que describió como “campos de concentración”.

“En realidad lo pasaban peor aún los homosexuales. Una tarde se aparecieron camiones ahí, con una lista, unos oficiales, nombrando personas en una operación relámpago. Eso ocurrió en todos los campos de Camagüey, la misma tarde, cronometrado: los recogieron a todos y los llevaron para guetos lejanos, los aislaron juntos a todos ellos”, relata Pablo Milanés en el documental.


Derechos Humanos