Yuriorkis Gamboa se salva del quirófano
Después de enfrentarse el sábado a Gervonta Davis, el pugilista cubano se resintió de una vieja lesión en el talón de Aquiles. Por suerte, no tendrá que ir al quirófano
 

Reproduce este artículo

Un minucioso examen médico dictaminó que Yuriorkis Gamboa no necesita operación, tras sufrir una lesión en su talón de Aquiles durante su combate con Gervonta Davis el sábado.

Según El Nuevo Herald, los doctores consideraron que no necesita ir al quirófano, pero sí requerirá de un estricto proceso de rehabilitación de algunos meses. Gamboa se resintió de una vieja lesión, en el segundo round tras la primera de las tres caídas que le propinó Davis, quien ganó por KO técnico el round 12, en la lid por el título mundial de las 135 libras de la AMB.

Por suerte para Gamboa los exámenes parecieron descartar una grave fractura. Los detalles del dictamen médico no se difundieron, pero debe concluirse que pudiera tratarse de una ruptura parcial del talón de Aquiles.

Este año el mundillo deportivo recuerda escenas lamentables de deportistas profesionales que al margen de su voluntad no pudieron continuar en juego por el dolor y la imposibilidad de movimiento al quebrarse esa parte trasera de la pantorrilla y terminar en la mesa de operaciones.

En abril, la estadounidense Breanna Stewart, la mejor jugadora del mundo, cayó desplomada durante la final de la euroliga femenina de baloncesto. En mayo, la estrella del Chelsea, Loftus-Cheek, abandonó en el minuto 69 un juego amistoso contra EE.UU.

En junio, Kevin Durant tuvo que salir de inmediato del juego apoyado en otros compañeros durante el quinto partido de la final NBA entre Golden State y Toronto.

Gamboa dijo que fue decisión personal continuar combatiendo a pesar de su lesión. “Sólo para dejar las cosas claras: sabía que me había roto el tendón de Aquiles en el segundo round, pero le ordené a mi esquina que me apretara el tobillo para poder continuar. Me negué a dejar de pelear y quería seguir luchando pese a mi lesión. Mi esquina siguió mis deseos”, escribió en un Twitter este lunes.

Previamente su manejador, Pedro Roque, había dicho al Herald que fue él quien le había pedido a Gamboa que continuara. “Había que pelear por dos cuestiones: primero porque yo confiaba en él y yo pensaba que cuando él calentara bien podía incluso hasta ganar la pelea; él lo demostró, que tiene más preparación que Davis”.

“Davis incluso demostró más cansancio que él y Gamboa no se cansó. Gamboa llegaba a la esquina y ni respiraba; incluso asimilaba los golpes. Si ustedes recuerdan, a Gamboa, antes, nada más le rozaban los golpes y se caía. Para mí es importante, primero que nada, la confianza en la preparación, y en segundo lugar, para nosotros los entrenadores es muy importante que todo el mundo vea la preparación que tiene su atleta. Y Gamboa lo demostró”, afirmó Roque.

La ola de opiniones en las redes sociales ha continuado como bola de nieve cuesta abajo. Al mismo tiempo que ponderan la valentía del guantanamero, critican la decisión de que se mantuviera hasta el final de la pelea recibiendo un castigo innecesario para su integridad física y para su imagen.

Según el video “Entérate con Víctor” en Youtube, la bolsa de esta pelea repartió unos 2,5 millones de dólares para Davis y cerca de 950 mil para Gamboa.