La extraña mutación de Hazard

Como si lo hubieran cambiado. Literalmente. Cuando Eden Hazard fichó por el Real Madrid pensamos que sería un fichaje de impacto inmediato por varios motivos: madurez, calidad, estado de forma y sobre todo el tiempo de preparación personal que tenía desde que se supo -a los cuatro vientos- su firma con el Club Blanco.

Hasta hoy, ha sido todo lo contrario. Sabiendo que llegaría al Madrid mucho antes de que se hiciera oficial, lo más lógico hubiera sido que recortara vacaciones, se preparara física y mentalmente para el nuevo reto y buscara estar al 100% cuando se incorporara al equipo. Sin embargo llegó con 7 kilogramos de más, fuera de forma absolutamente y con toda la presión de ser el fichaje galáctico en mucho tiempo.

Poco a poco fue entrando en su figura habitual, sobrepasó una lesión de bienvenida pero su juego sigue muy lejano al del Chelsea. Su desempeño continúa muy por debajo de lo que estamos acostumbrados a ver en la súper estrella belga y hasta sus gestos ofensivos parecen amagos de lo que -hace apenas unos meses- era capaz de hacer.

¿Problemas con su ubicación en el campo? En lo absoluto. Zinedine Zidane le ha puesto en un esquema muy parecido al de Sarri la campaña pasada. Su posición natural es en el pico del área izquierdo y ahí se está moviendo fundamentalmente. No creo que sea cuestión de posicionamiento.

 

 

Más bien parece problema de falta de confianza y también de protagonismo. En el Madrid Eden Hazard no recorta hacia adentro, encara pocas veces, llega a línea de fondo con asiduidad y en escasas ocasiones filtra el balón o intenta el remate de media distancia. Todo lo contrario a sus máximas virtudes durante toda su carrera como profesional. Inexplicable.

Hay un factor que también puede estar influyendo en el estado mental del número 7 madridista: que el equipo gire en su órbita, ser el líder en la cancha. Esto tampoco ha sucedido hasta ahora. El Real Madrid no juega para Hazard como el Chelsea lo hizo durante años. A él le gusta sentirse importante y tener la batuta.

Pero esta situación es como el pez que se muerde la cola. Si no estás bien, el equipo pierde confianza en ti y entonces no puedes tener el protagonismo que necesitas o esperas.

No tengo la menor duda de que Eden Hazard tiene la calidad, el talento y capacidad para triunfar en el Real Madrid, pero necesita empezar a rendir y a brillar antes de que caiga en la boca de los desesperados aficionados y la hiriente prensa madrileña.

Yo soy optimista. Creo y confío en que Eden Hazard triunfará en el Real Madrid, esperemos que no pase mucho tiempo más antes de verlo hecho realidad.